elEconomista.es

Belén Esteban abre la casa de Toño Sanchís: "Me ha dejado una cabeza de atún enorme en el garaje"

11/03/2020 - 14:42

Belén Esteban ya es dueña y señora de la casa en la que hasta el pasado jueves vivía Toño Sanchís junto a su mujer, Lorena, y sus cuatro hijos. La princesa del pueblo ha posado en el interior de la vivienda, situada en la localidad madrileña de Villanueva del Pardillo, y ha aclarado que tiene intenciones de "arreglar" la casa para después venderla.

La contertulia de Sálvame está "contenta" tras cinco años de intensa batalla judicial: "Con todo lo que hemos pasado y luchado, por lo menos, he podido coger algo de todo lo que me debía Toño, que ha sido la casa", asegura a la revista Semana, que la acompañó durante su primera visita al hogar del que fuera su representante.

En los tiempos que trabajaba codo a codo con Sanchís nunca llegó a visitar la casa: "Tengo que ser leal y lo cierto es que él me había invitado varias veces, pero por una cosa o por otra yo no podía venir", aclara.

Lea tambiénBelén Esteban le reclama a Toño Sanchís un millón de euros más

A la de Paracuellos le dio "un poco de impresión" entrar a la casa y encontrársela en un estado "lamentable", con cosas rotas y repleta de basura. Aun así, asegura que ya está "tranquila" y sin nervios: "Se me pasaron de golpe cuando llegó el día 5, cuando ya supe que era definitivo lo de la casa... Me llamaron mi gestor y mis abogados, diciéndome que ya la teníamos. Ahí ya se me pasaron los males".

En la casa también se ha encontrado con alguna que otra sorpresa: "Han dejado en la nevera del garaje una cabeza de atún congelado. Enorme". La ex de Jesulín de Ubrique cuenta que ahora está pensando en "la cantidad de cosas" que va a tener que "arreglar" para dejarla "bonita", porque tal y como asegura se quiere deshacer de ella cuanto antes: "La quiero vender ya. Estoy feliz en Paracuellos del Jarama, allí tengo mi hogar y estoy súper contenta en mi pueblo". Por el momento, Belén afirma que aunque le ha salido algún que otro interesado en comprar la casa, todavía no tiene claro a quién se la venderá.

Conseguir judicialmente esta casa ha sido un "camino largo, duro y muy costoso", aunque "ha merecido la pena". No obstante, todavía le queda mucho por recuperar: "Se cierra una etapa importante, pero esto sigue un proceso. Esto todavía no ha acabado. A mí me queda dinero por recuperar y lo voy a hacer. También hay demandas que hemos puesto".

No sabe cuánto tiempo durarán los siguientes pasos judiciales: "Si hay una demanda por lo penal, en la que ya se pide cárcel, pues podría ser un proceso muy largo. Pero yo estoy tranquila, porque la gente que me asesora siempre piensa en lo que es mejor para mí. Y cualquier paso que damos es porque tenemos muchas posibilidades de ganar. Si no, ten por seguro que no lo hacemos, porque insisto, a mí esto me cuesta dinero, que lo sepa todo el mundo". 

Lea también: Belén Esteban llega a la que ya es su casa tras el desahucio a Toño Sanchís

Belén confiesa que le dio muchas "oportunidades" a Toño para no acabar en los tribunales. La primera, en la reunión que tuvieron el 2 de diciembre de 2015 con la gestora de Belén y a la que solo acudió la mujer de Toño: "Mi gestora decía que lo mejor era solucionarlo de una vez y no meter a los abogados por el medio y así ahorrábamos dinero, tiempo y problemas. Ella dijo a todo que sí... Y entonces al día siguiente dejaron de hablar con nosotros directamente".

La colaboradora asegura que Lorena se presentaba sola a las reuniones siguiendo una estrategia muy marcada: "Ella acabó llorando conmigo y con mi gestora. Todo era un paripé. Después de eso, hablé con mi marido y sabía que esto no iba a acabar bien. Cuando terminó esta reunión Lorena me dio pena y yo también fui llorando al trabajo. Kiko Hernández y Gema López me dijeron: 'No te fíes'. Y fue así, les tengo que dar la razón en eso".

Desde 2015, el ex representante de Belén interpuso 12 requerimientos para no darle la casa. Un largo proceso judicial que le ha salido muy costoso a la de San Blas: "Me ha costado más de 100.000 euros, y eso sin contar los peritos y los informes. Y eso es mucho dinero".

Esteban no siente pena por él: "A mí me puede dar pena una persona que no tiene a dónde ir, que tenga necesidades... Pero alguien al que veo todos los fines de semana de fiesta, de vacaciones... no".







Comentarios 0