elEconomista.es

María Jiménez, de enterrar a una hija de 16 años o estar a punto de morir a resucitar en el Teatro Real

5/03/2020 - 12:56

No hace ni un mes que cumplió los 70 años pero en realidad acaba de nacer. Lo celebró en Sevilla el 3 de febrero con una gran fiesta por su 70 cumpleaños. No es un juego de palabras. María Jiménez estuvo el pasado año hospitalizada más de tres meses, inconsciente en una UCI y con un pie en el más allá.

"Por eso os voy a cantar Resurreción, un tema de hace muchos años pero que es exactamente lo que me ha ocurrido". Y lo cantó, a pelo, acompañada solamente por el piano de Arturo Moya, en un salón del Teatro Real de Madrid. Sentada. "Porque me ha quedado mal un pie y me lo están tratando a ver si puedo caminar bien", explicó.

Lea también: María Jiménez cumple años: "Quiero vivir otros 70 y dar por culo hasta el final"

El vozarrón intacto, las ganas de vivir, más que nunca. "Estoy loca de contenta, loca de contenta", repitió varias veces. "No sé qué deciros". Así empezó a hablar a los numerosos periodistas que acudieron a la cita con María en Madrid, arropada por Narcís Rebollo, presidente de Universal Music en España.

Allí anunciaron que ella será una de las 10 artistas del Universal Music Festival. María cantará el 15 de julio en el escenario de sus sueños, el Teatro Real, que cada verano deja de ser el templo de la ópera para acoger a los grandes artistas del pop, el flamenco y el rock. Miguel Bosé, tanto tiempo ausente e Madrid, será uno de ellos.

María actuará el 15 de julio durante más de dos horas y media junto a Pitingo y Remedios Amaya, una bailaora, tres guitarristas, un bajista y cantaores y palmeros, además de alguna otra figura que será una gran sorpresa. (¿Podría ser Joaquín Sabina?).

"Me siento como si empezara de cero, como si tuviera 20 años. No sabéis qué ganas tengo de cachondeo, subirme ahora a un escenario es un lujo, es como tener un orgasmo", aseguró, sin pelos en la lengua, como siempre, pasional y provocadora.

Después de perder a su hija Rocío de 16 años, en un accidente de coche, la turbulenta y dolorosa separación de Pepe Sancho, superar un cáncer, y la reciente dolencia intestinal que la tuvo al borde la muerte, María ha podido con todo y ahora regresa con más ilusión y fuerza que nunca: "Lo que no te mata, te enseña", repite ella. Y ahí la tenemos, preparando nuevo disco y rodeada siempre de su hermana Isabel, su hijo Alejandro y sus nietos. "La música y mi familia son mi gran ilusión", dice.

El personal de Universal estuvo pendiente todo el tiempo de María, la nueva estrella por la que apuesta fuerte la discográfica que preside Narcís Rebollo, el marido de Eugenia Martínez de Irujo. 







Comentarios 0