Actualidad

Llega la 'anti-Greta' alemana: la joven que niega el cambio climático y encandila a Donald Trump

Naomi Seibt se ha convertido en toda una revolución de las redes sociales, donde ya la conocen como la 'anti-Greta Thunberg'. Esta alemana de 19 años, dos más que su enemiga, defiende ideas totalmente contrarias a las de la activista sueca, alegando que las emisiones de C02 provocadas por el hombre no tienen tanto impacto en el medioambiente. Las ideas de la joven han llegado a oídos de Donald Trump, que ha apoyado a una institución para que la utilicen como imagen.

En sus vídeos de YouTube, donde cuenta con más de 46.000 seguidores, ha renegado de la etiqueta de 'anti-Greta' que le han puesto los medios: "Soy Naomi Seibt y no estoy en contra de Greta. Estoy a favor de la libertad de expresión. La razón por la cual no me gusta la expresión 'anti-Greta' es que sugiere que soy un títere adoctrinado, supongo, para el lado opuesto. Eso suena medio malvado, en verdad. No quiero humillarla de ningún modo".

Los vídeos de la joven han causado sensación en Trump, que en diciembre le dio su apoyo al Centro Arthur B. Robinson, del Instituto Heartland del Clima y Política Ambiental, para que la alemana sea su imagen de cara a los medios de comunicación y a las redes sociales. Este centro, centrado en el calentamiento global, niega la existencia del cambio climático.  

Lea también - El infierno de Greta Thunberg en su niñez: acoso escolar, desordenes alimenticios y autismo

"A diferencia de la joven comunicadora dedicada al clima Greta Thunberg, favorita de los medios globales establecidos, Naomi no quiere que entremos en pánico. Ella quiere que pensemos, del mismo modo que ella hizo para liberarse del adoctrinamiento alarmista sobre el clima", alegaron cuando la incorporaron a sus filas. 

En cuanto a sus ideas del cambio climático, la alemana lo tiene muy claro. Está de acuerdo en que las emisiones de gases de efecto invernadero están recalentando el planeta, pero afirma que tanto los científicos como los activistas han exagerado en el impacto que esto tiene para el medioambiente: "No quiero que la gente deje de creer en el cambio climático provocado por el hombre, para nada", dijo y agregó: "¿Las emisiones de CO2 causadas por el hombre tienen tanto impacto en el clima? Creo que es ridículo creerlo", asegura en uno de sus vídeos.

Para ella, se está adoctrinando a los ciudadanos: "Creo que hay que hablar contra un adoctrinamiento increíblemente peligroso. Tenemos un efecto tan pequeño en el clima, tenemos tan pocas emisiones de CO2, por lo que incluso si crees que las emisiones de CO2 causan el cambio climático, es ridículo quitar las libertades a las personas, destruir toda la economía, arriesgarse a un cierre de toda la electricidad", asegura.

Lea tambiénGreta Thunberg registra como marcas su nombre y el de su movimiento ecologista

En cuanto a su ideología política, en sus vídeos alerta de una "dictadura socialista". En su país votó al grupo de ultraderecha AfD, alegando que desea "el mejor gobierno posible y la mayor libertad posible". Así, también aclara que no busca "una carrera política". También habla del feminismo: "Si eres una niña o una mujer, ¡no dejes que los mensajes feministas te intimiden", dijo creando una gran controversia.  

Su punto de vista sobre la inmigración también ha dado mucho de que hablar. "El consumidor normal alemán de Otto está en el fondo, por así decirlo. Luego, los musulmanes llegan a un punto intermedio y el judío se sitúa en la cima como la característica de la opresión", explicó al hablar del reciente atentado en la sinagoga de la ciudad alemana de Halle.

Naomi lamenta que en su ámbito diario le cuesta encontrar a personas que piensen igual que ella: "Con mis amigos, con mis profesores, con todos los que están alrededor, era imposible hablar sobre mis ideas. Nadie compartía mis puntos de vista y fue entonces cuando comencé a pensar en Internet. Porque yo también tengo derecho a expresar lo que pienso", señala.

Con un coeficiente intelectual superior a la media

Seibt vive en Münster con su madre Karoline, que es abogada y trabaja desde casa, y con su hermana. En los estudios no le va nada mal. Tiene hasta 157 puntos de coeficiente intelectual y se graduó en la escuela secundaria dos años antes de lo normal, cuando tan solo tenía 16 años.  

Lea también - Roger Federer y Greta Thunberg: la reacción del tenista suizo tras los ataques de la activista

En sus ratos libres le dedica gran tiempo a la lectura, siendo su obra favorita El mundo de Sophie, de Jostein Gaarder. La joven también es una gran aficionada a la música, pues toca con gran destreza el piano y el violín. También compite cada año en el concurso científico 'Jugend forscht', del que se ha coronado como ganadora en repetidas ocasiones.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin