elEconomista.es

Carlos Herrera y su novia, atrapados en Tenerife, víctimas del polvo africano

24/02/2020 - 13:47

Carlos Herrera vive plenamente sus 62 espléndidos años y no hace falta más que escucharle cada mañana en la Cope para darse cuenta de la vitalidad que el almeriense desprende. En unas semanas, la emisora de la Iglesia negociará la continuidad del comunicador mejor pagado de las ondas, un proceso en el que están en juego la audiencia y decenas de millones de euros en publicidad.

Además, sabemos que el de Cuevas de Almanzora tiene en marcha importantes proyectos profesionales en Canal Sur, donde compartirá cadena con su ex mujer, Mariló Montero, y si se confirman los rumores entrevistará a personajes relevantes, como el mismísimo presidente de la Junta de Andalucía.

Pero no todo en la vida es trabajo

En lo personal, el presentador de la Cadena Cope pasa también por un momento dulce gracias a su romance con la también periodista Pepa Gea, presentadora de Onda Cero, una historia de novela, que adelantamos en primicia el pasado mes de julio. "El amor a las edades por las que uno transita es una experiencia particularmente literaria a la que hay que dedicar tiempo y mucho esfuerzo", decía no hace mucho Carlos Herrera, que parece que muy enamorado.

El locutor y su novia, periodista experta en antiaging, wellness y bienestar, han estado de finde en Tenerife, y allí en medio de la pasión les ha cogido la tormenta de arena, el polvo que llega del desierto. Tanto es así que, como muchos viajeros, ambos han quedado atrapados en las Islas Afortunadas, desde donde hasta esta mañana no había manera de salir por aire porque los aeropuertos estaban cerrados.  Ella no ha podido acudir su trabajo en Onda Cero y lo mismo le ha pasado a Herrera, que entraba desde el aeropuerto de Tenerife a su programa de la Cope.

Calima

La calima ha provocado el caos en el tráfico aéreo durante el fin de semana. Este lunes, los aeropuertos vuelven a estar operativos pero la noche del domingo, cuando Herrera y su novia tenían previsto volar, era imposible. Los aeropuertos han abierto este lunes, aunque con capacidad reducida.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) mantiene en aviso amarillo a Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura por la intensa calima, que puede reducir la visibilidad por debajo de los 1.500 metros, en especial en la tarde de este lunes.

Las islas encaran así el tercer día consecutivo de este episodio de calima, el más grave que se recuerda en más de una década, que durante el fin de semana provocó el caos en el tráfico áereo, obligando a cerrarlo durante horas en todos los aeropuertos del archipiélago.

Este lunes, Aena ha anunciado que todos los aeropuertos canarios vuelven a estar en condiciones de operar, si bien "con capacidad reducida". No obstante, el operador insta a los viajeros a comprobar con su aerolínea el estado de su vuelo, pues este todavía podría verse afectado por la calima, que ha reducido significativamente la visibilidad.

En estos momentos, ya están entrando vuelos en los aeródromos del archipiélago, aunque con regulaciones en las llegadas, de acuerdo con fuentes de Enaire, gestor de la navegación aérea en España.

Aena estimaba el domingo por la noche que la situación meteorológica ha afectado a unos 822 vuelos. Entre 12.000 y 14.000 pasajeros se han visto afectados.

Precisamente, este episodio ha coincidido con la celebración del carnaval en las islas, por lo que en muchos centros estaban de vacaciones en cualquier caso, aunque sí ha afectado a los festejos.

Así, Las Palmas de Gran Canaria ha suspendido toda la programación de las fiestas para este lunes y ha aplazado su espectáculo más esperado, la Gala Drag Queen, hasta el viernes.

Alerta por viento

Asimismo, se mantiene la alerta por el fuerte viento, que ha superado los 90 kilómetros por hora, provocando en total más de 800 incidencias en las islas, sobre todo en Gran Canaria y Tenerife: se han registrado caídas de árboles, toldos, señales de tráfico, muros y farolas, e incluso se han desprendido planchas metálicas y el techo en algún supermercado.

El polvo allí es insoportable: los indicadores de partículas en suspensión están disparados. La OMS considera perjudicial para la salud que los límites de PM10, es decir, de pequeñas partículas de polvo, cenizas, hollín, partículas metálicas, cemento o polen, superen el umbral 

Lea también: La hija de Carlos Herrera se estrena como modelo de Victoria's Secret con este body

Divorciado de Mariló

Desde que se separó de Mariló Montero en 2011 tras 20 años de matrimonio y dos hijos en común, Carlos Herrera ha tenido varios romances. Meses después de romper con la presentadora navarra fue fotografiado con la empresaria granadina Rosa Carmona. Después, el almeriense tuvo una relación con la empresaria Yolanda González, hermana de Nuria González y, por tanto, cuñada del naviero Fernando Fernández Tapias.

Abajo, Herrera con la cuñada de Fernández Tapias. Arriba, con la empresaria granadina.

Lea también: La angustia de Carlos Herrera por el accidente de avión de su hija, Rocío Crusset

Pero su última relación conocida hasta ahora, y la que parecía más sólida, fue con María Cristina Díaz Márquez, que fue directora general de Política Interior con Juan Ignacio Zoido de ministro de Interior. Divorciada y madre de dos hijos como Herrera, Díaz es licenciada en Derecho, ejerció como magistrada y fue asesora de la Secretaría de Estado de Justicia cuando el titular del departamento era José María Michavila y trabajó también en el gobierno de Cristina Cifuentes. Paparazzi de Europa Press llegaron a fotografiar a Carlos Herrera y María Cristina Díaz Márquez en actitud cariñosa en noviembre de 2016, en la estación de Atocha de Madrid, minutos antes de que el de Cuervas de Almanzora partiera para Sevilla.

Pero esa relación del periodista almeriense se terminó después de varios años. Aquel noviazgo entre la estrella de la COPE y la jueza comenzó a mediados de 2015, y terminó a principios del año pasado.

Carlos Herrera consolida ahora su amor con esta profesional de la competencia Pepa Gea, periodista de Onda Cero, está separada y también tiene hijos, como el andaluz. Aunque ha pasado por la Cadena Ser y la Cope, lleva vinculada desde hace casi tres décadas a la emisora de Atresmedia, donde entre otras tareas se ocupa desde hace años de Madrid en la Onda, de espacios de bienestar y un montón de labores más. Sus amistades afirman que es una trabajadora incansable, una todoterreno que presenta, produce "y lo que haga falta", nos dicen.

La novia de Carlos Herrera, que es cáncer como él, es unos años más joven que el andaluz, se define a sí misma como "una apasionada de la comunicación y las relaciones sociales". Además de periodista, Pepa es experta universitaria en Nutrición y Dietética, conferenciante y ponente y consultora wellness, antiaging y bienestar. También ejerce de profesora en la Universidad Camilo José Cela.

Ver esta publicación en Instagram

Por fin Viernes!!! Bsicooo

Una publicación compartida de Pepa Gea (@pepageap) el







Comentarios 1

#1
25-02-2020 / 00:08
D Villamil
Puntuación 1   A Favor   En Contra

El polvo africano... el polvo africano..

..y eso que es "compañeiro". La canallesca que decía Arfonzo, menua tropa.