elEconomista.es

Yasmine Bleeth, irreconocible 30 años después de 'Los vigilantes de la playa'

21/02/2020 - 13:17

La actriz Yasmine Bleeth ha cambiado mucho desde su paso por la famosa serie televisiva Los vigilantes de la playa. La neoyorkina, de 51 años, fue uno de los grandes mitos eróticos de los 90 y le hizo sombra a la mismísima Pamela Anderson, su principal rival en la serie producida por David Hasselhoff.

Bleeth se encontraba en uno de los mejores momentos de su carrera cuando dejó la serie: llegaba drogada a los rodajes y protagonizó un accidente automovilístico por el que fue detenida: "Ese día iba completamente drogada", dijo. La actriz tuvo que ingresar en varios centros de desintoxicación. La cocaína afectó a su carrera, a su vida personal y a su espectacular físico: "La droga se convirtió en mi chico, mi mejor amigo... Consumía varias veces al día y podía pasarme varias noches sin dormir", dijo Bleeth en una entrevista.

Lea también - Adele, tras perder 40 kilos: acudió a una fiesta post-Oscar y no la reconocieron

La imagen de la actriz cambió de manera radical. En 2014, acudió a un evento y nadie la reconoció. Entonces, su cambio radical se hizo viral y ella decidió ocupar un plano más discreto. Hace unos días, la actriz apareció de nuevo en prensa, tras ser fotografiada dando un paseo con su perro. 

La actriz, recuperada de sus adicciones, vive alejada de los focos junto a su marido Paul Cerrito, con quien se casó hace 16 años.







Comentarios 2

#1
21-02-2020 / 19:01
Rollo
Puntuación 1   A Favor   En Contra

Lo que la ha estropeado ha sido cumplir años y coger kilos. Lo uno a veces lleva a lo otro. The Wall. Se la ha pegado contra el muro, y de esa hostia ninguna hembra se recupera. A unas les pasa con 26, a otras con 30, a otras con 35. A todas les llega el hostiazo. Un drama inexcusable.

Las drogas no te ponen gordo. La coca te quita el hambre.

Ninguna puede escapar a "The Wall"

#2
21-02-2020 / 20:08
No todo el que tuvo retuvo
Puntuación 7   A Favor   En Contra

Una pena, estaba tremendísima