elEconomista.es

Rocio Osorno estalla tras recibir insultos y amenazas por las ideas políticas de su marido (VOX)

17/02/2020 - 12:16

Rocío Osorno es una de las diseñadoras e influencer de moda más conocidas y seguidas de la actualidad y en las últimas horas ha recibido cientos de críticas e insultos a través de las redes sociales. ¿El motivo? Los ideales políticos de su marido, Coco Robatto, de VOX.

Ella misma anunció que su marido llegaba al Senado de la mano del partido de Santiago Abascal y, desde entonces, ha recibido insultos y amenazas: "Eres lo peor", "Puta facha de mierda", "No deberían dejarte tener redes sociales"... Este domingo, Osorno ha estallado: "Llevo semanas aguantando comentarios de este tipo, algunos más educados que otros, todo sea dicho. No entiendo lo de 'pagar' con una mujer los 'problemas' que puedan derivar del trabajo de un hombre cuando ella no tiene absolutamente nada que ver con el trabajo de su marido", ha dicho.

Lea también: Lidia Bedman, primera dama de Vox: "No hago política y discrepo con Santi, como cualquier matrimonio"

El desencadenante fue este mensaje por parte de un internauta: "¿Sabéis que la foto está hecha en el Palacio de San Telmo? Donde trabaja el marido, que es de VOX, para que lo sepáis". Ella respondió: "La foto está hecha en frente del bar Chile, donde me estaba tomando unos refrescos con mis amigas. Mi marido trabaja en el Senado. De todas formas, comentarte que por suerte en el siglo en el que estamos las mujeres nos podemos permitir tener ideales y formas y formas de pensar diferentes a las de nuestros maridos. Yo respeto el trabajo de mi marido, me guste o no, igual que él lleva años respetando el mío. En ese consiste el respeto entre parejas por el que tanto luchamos", fueron las palabras tan acertadas con las que contestó.

Mensajes como "Puta asquerosa, ojalá tu hijo sea transexual", "Qué asco me das", "Tus putos hijos van a ser gays, zorra" o "Qué asco me da haberte seguido todo este tiempo" son algunos de los muchos mensajes de odio que Rocío está recibiendo. "¿¡Esto es justo!? ¿¡Esto es respeto!? ¿¡Esta es la sociedad que está luchando por los derechos y el respeto de las personas!?", ha escrito Rocío con impotencia.

La diseñadora nunca se ha pronunciado sobre los ideales políticos de ella o su marido, pero sí participa activamente en la lucha contra la discriminación de las mujeres, se hace eco de las injusticias y apoya a diversos colectivos de forma pública. Por eso mismo, también son miles los comentarios de ánimo que está recibiendo en su última publicación de Instagram: "Si alguien no entiende el trabajo de mi marido que se lo diga a él y que no me insulte a mí, porque vuelvo a decir que por suerte a día de hoy las mujeres podemos tener pensamientos e ideales diferentes a los de nuestros maridos, padres, novios y no pasa absolutamente nada, de hecho es por lo que tanto estamos luchando, aunque luego tenga que ver este despliegue de incoherencia", asegura Osorno en otra publicación.







Comentarios 2

#1
17-02-2020 / 20:22
Farray
Puntuación -2   A Favor   En Contra

"Quiénes comparten habitación son de la misma condición", así que apechugar chavalita!

#2
18-02-2020 / 09:38
yomismo
Puntuación 1   A Favor   En Contra

En este país hay mucho exaltado, primero es lamentable insultar a una mujer llamándola zorr.., porque identifica mujer mala con mujer activa sexualmente, lo cual parece bastante carca y es incoherente porque el que la insulta supuestamente lo hace desde la izquierda.

Lleva razón ella en que además hay que diferenciar las ideas de uno y de la otra, que estén casados y se acuesten juntos, no quiere decir que compartan las mismas ideas, cada cual es responsable de las suyas. A ella puede gustarle su marido por muchas cuestiones independientemente de sus ideas políticas, puede que sea un marido atento y un gran amante, o que compartan aficiones, etc.

Por último, tampoco se debe insultar a nadie por sus ideas políticas, las ideas pueden ser criticadas pero las personas deben ser siempre respetadas independientemente de sus ideas políticas.