Actualidad

Isabel II dará carpetazo al Megxit tras la reconciliación de Harry y Meghan con Guillermo y Kate Middleton

El próximo 9 de marzo se celebra el servicio anual de la Commowealth y el único deseo de Isabel II es que ese día los duques de Sussex y los de Cambridge den imagen de unidad y muestren al mundo su reconciliación. Los cuatro juntos, lo que se ha venido a llamar "los fabulosos cuatro", simbolizan para la monarca la ansiada paz familiar.

La reina de Inglaterra quiere que vuelvan a estar juntos en las portadas de todos los diarios del mundo. Que se muestren frescos, espontáneos y, sobre todo, cómodos entre ellos. Isabel II quiere la foto de los cuatro a toda costa y deberán esforzarse, pues los focos de las cámaras de medio mundo analizarán cada gesto que hagan. No hay espacio para los errores. Después, el príncipe Harry y Meghan Markle se volverán a Canadá tranquilos.

Lea también - Meghan Markle y el príncipe Harry regresarán al Reino Unido por petición de Isabel II

La soberana cree que la familia real tiene que dejar de lado sus egoísmos y superar públicamente el escándalo que supuso la salida de Harry y Meghan de la realeza. Ya no importa que no quieran vivir en Londres, o que desafíen el protocolo. Tampoco que los Duques de Sussex hayan empezado su nueva vida independiente. La reina quiere que el Palacio esté en orden y en armonía, al menos aparentemente. El gesto implica un esfuerzo extra: mostrarse con el príncipe Guillermo y Kate Middleton.

Durante las negociaciones para la 'desconexión real' de Harry y Meghan, Isabel II incluyó una cláusula, un último "gesto real" que los duques de Sussex se han comprometido a cumplir para ver a la reina contenta. La monarca pidió a Harry y Meghan que asistieran a un último evento como parte de la realeza: el servicio anual de la Commonwealth. La cita se realizará el 9 de marzo y participarán los representantes de los gobiernos de las 53 naciones miembros que se reunirán en la Abadía de Westminster.

Isabel quiere que toda su familia muestre "un frente unido" ese día, según confirmó una fuente al UsWeekly. Desde hace meses se habla de lo mal que se llevan Harry y Meghan con Guillermo y Kate, de cómo la nueva realidad de Harry rompió su relación de fraternal con Guillermo y de cómo Meghan y Kate no pueden ni verse. La monarca no es ajena a estos rumores y conoce de primera mano la relación de sus nietos y sus parejas, pero no está dispuesta a consentirlo.

"La Reina espera que todos se pongan de acuerdo cuando Harry regrese a Londres en marzo, aunque todavía hay tensión a puerta cerrada", alegó la misma fuente. La ceremonia en la Abadía de Westminster será la primera aparición pública de los hermanos desde que Harry dejó la vida real para buscar la "independencia financiera" en Canadá con Markle.

El distanciamiento entre los hermanos comenzó en 2017, cuando el príncipe Guillermo advirtió a su hermano menor que "iba demasiado rápido" con Meghan. Y se cree que esto ha empeorado desde que los Sussex se mudaron a Canadá. "No se fueron en buenos términos de ninguna manera, pero ambos están aliviados de que haya terminado", aseguró otra fuente al medio británico Daily Mail.

El plan de Isabel contempla el regreso de los "Fab Four" (Los Fabulosos Cuatro), por el magnetismo mundial que producían Guillermo, Kate, Harry y Meghan. Pero esa armonía se evaporó cuando los Sussex se mudaron del Palacio de Kensington que compartían -en módulos separados, claro- y dejaron la fundación benéfica conjunta.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin