elEconomista.es

La Isla de las tentaciones: sabemos lo que ganan sus concursantes

14/02/2020 - 13:02

"Lo importante es participar", dice el refrán. Y en el caso de La isla de las tentaciones, también lo importante es participar, sobre todo porque así se gana dinero aunque no haya premio en metálico para el ganador, como ocurre con Gran Hermano o Supervivientes.

Lea también - Cristina Cifuentes se rinde a la oferta millonaria de Mediaset y comparece en Sálvame

Sin embargo participar y adquirir una gran notoriedad puede convertirse en una buena fuente de ingresos a través del cobro de un caché y la realización de bolos o actuaciones remunerados. Y si además el concursante logra situarse de una forma más estable en el mundo de la fama, puede llegar a ganar mucho más como comentarista o colaborador de los programas de cotilleo de Mediaset, a lo que habría que sumar la posibilidad de sumar nuevos ingresos como prescriptores en las redes sociales. No es tanto lo que se gana sino lo que puede llegar a ganar.

Porque los realities no son sólo programas de éxito capaces de obtener audiencias millonarias a un coste relativamente bajo, son también la cantera de rostros, la fábrica de famosos sobrevenidos con los que Mediaset alimenta el resto de su programas de producción propia. Lo hace con testimonios, romances, peleas, celos, e infidelidades en las diferentes versiones de Sálvame o haciendo acopio de comentaristas para el resto de los realities. El negocio es redondo: ingresos publicitarios altos acompañados de costes bajos, sobre todo ahora que la carne de famoso se paga a la baja.

Si bien no hay premio en metálico, en La isla de las tentaciones los concursantes cobran un caché por su participación. Según informa el diario Huffpost, los tentadores se habrían embolsado 900 euros, y las parejas unos 2.000 a cambio de permanecer durante poco más de un mes en las villas de la República Dominicana (cuyo coste ronda los 1.500 por noche para el público en general).

Pero esta cantidad, modesta en un principio, puede crecer en función de la notoriedad que se haya cobrado por participar en el concurso. Comienza en este momento el "show" post programa y la posibilidad de hacer una buena caja, máxime cuando la mayoría de los concursantes ya vienen "entrenados" por su experiencia en otros programas del circuito.

Todas las parejas de La isla de las tentaciones, excepto la formada por Fani y Christofer, han pasado antes por Mujeres y Hombres y Viceversa, Gran Hermano o First Dates. Todos ellos programas de Mediaset y del mismo género.

Mediaset no facilita las cifras del caché de los participantes de La isla de las tentaciones, pero sí se sabe qué es lo que se puede cobrar por un bolo, que en este caso consiste en acudir a una discoteca, firmar unos autógrafos y hacerse fotos con la clientela durante unas horas.

Los bolos han sido un buen negocio desde que se estrenara la primera edición de Gran Hermano, hace ya 20 años. Sin embargo, el negocio ha caído por la profusión de realities y el gran número de famosos generados luchando por llevarse un titular.

Según fuentes cercanas a Belén Esteban citadas por El Huffpost, la colaboradora de Sálvame pudo llegar a cobrar en su mejor momento entre 6.000 y 12.000 euros por un bolo. Estas cifras ya no se dan, ni tampoco hay tantos bolos disponibles. Pero todavía hay negocio.

Actualmente se puede cobrar, como mucho, entre 1.500 y 1.600 euros por aparecer en una discoteca y hacerse fotos con la gente. El negocio funciona mejor fuera de Madrid, donde el "famoseo" es más impactante. Otra curiosidad: van más las mujeres que los hombres porque los chicos funcionan mejor. En el caso de La isla de las tentaciones, la chica que tiene todas las papeletas para equipararse salarialmente a ellos sería Fani, por el peso que ha obtenido en el programa.

"Si el tirón del personaje es menor, se les ofrece 1.000 euros y, además, si es mujer se le paga 200 euros menos", ha explicado una de las empresas que se encarga de contratarlos. "Como Fani, Rubén y Julián son los que más posibilidades tienen. Serán los más activos, como lo fueron Rafa Mora, Alberto Santana, Oriana y Violeta de MYHYV en su momento", explica Matamoros, quien subraya que "ahora tiene mucho más tirón el DJ famoso de turno" al que se acercan para hacerse la foto.

Comienza la rueda

Una vez consolidados como famosos de la nueva farándula, todos aspiran a subirse al siguiente escalón para mantener la fama y seguir ganando dinero: hacerse colaborador de programas. En la tele se paga muy bien. "Ahora mismo, Kiko Jiménez, novio de Sofía Suescun y ex de Gloria Camila, que ha pasado por MYHYV, Supervivientes y GhVip, podría cobrar un mínimo de 8.000 euros a la semana", afirman.

Esta cantidad no es tanto como parece si se tiene en cuenta lo que estos famosos generan. Un ejemplo es el caché de Isabel Pantoja, famosa de las de verdad, que fue la concursante mejor pagada de la historia de Supervivientes. En la edición de 2019, la tonadillera cerró su caché en 80.000 euros semanales. Telecinco podía pagarlos: gracias al engranaje de audiencia y publicidad, la cadena ingresó 2,6 millones de euros por una sola gala.

La isla de las tentaciones también arroja unas cifras envidiables. El concurso ha llegado a superar los 3,5 millones de espectadores, lidera su franja y arrasa entre los jóvenes con una cuota de pantalla del 46% entre los de 13 y 24 años, y más del 43% entre los de 25 a 34 años.

Es también uno de los programas más comentados en redes sociales: no ha habido día de emisión en el que el nombre de algún concursante o el del reality no haya sido Trending Topic.

Y aquí nace otra fuente de ingresos. Los famosos de realities pueden percibir hasta 3.000 euros por publicar un post en su cuenta oficial de Instagram. El circuito se cierra y sólo tienen que esperar que la fama se mantenga para tener engrasada la caja de caudales hasta que dure.







Comentarios 0