elEconomista.es

Iñaki Williams: negro, vasco, del Athletic y enamorado de una influencer 'de armas tomar'

12/02/2020 - 12:35

Un gol suyo, con colaboración de Sergio Busquets, dio el pase al Athletic de Bilbao a las semifinales de Copa del Rey que disputará este miércoles ante el Granada. Iñaki Williams es el gran estandarte del equipo vasco para lograr el sueño de levantar el trofeo que lleva sin conquistar desde 1984. La historia del delantero es apasionante: de padres refugiados, nació en Barakaldo y, con trabajo, esfuerzo y tesón, ha conseguido convertirse en el ídolo de la afición bilbaína.

Los progenitores de Williams se conocieron en un campo de refugiados de Ghana. Su madre, que es liberiana, saltó la valla de Melilla cuando estaba embarazada de él. Pasaron por Málaga, Madrid y, finalmente, se instalaron en Barakaldo con la ayuda de Cáritas. Allí nació Iñaki, que se muestra muy orgulloso de sus orígenes: "Todavía hay gente que dice: 'Un negro no puede jugar en el Athletic. Ese negro no es vasco'. Pues soy negro, he nacido aquí, soy vasco y me siento vasco", declaró en el documental Six Dreams. Su color de piel ha sido utilizado por algunos cafres para arremeter contra él. La última vez fue hace algunas semanas en el encuentro ante el Espanyol en Barcelona. El fútbol español reaccionó saliendo en su defensa y denunciando estos deleznables comportamientos.

Iñaki ingresó en los cadetes del Athletic, el equipo de su vida, en 2012 tras haber pasado por el Club Natación y por el Pamplona durante los años que vivió en Navarra con sus padres y su hermano pequeño, Nico, también canterano del Athletic y al que está muy unido. En aquella época, sus compañeros se turnaban para llevarle en coche desde su casa al entrenamiento, ya que vivía lejos. También arbitraba partidos de niños más pequeños por los que le pagaban 10 euros.

Las cualidades y los registros del potente jugador llamaron la atención de Ernesto Valverde, entrenador del primer equipo del Athletic, que le hizo debutar en Primera División el 6 de diciembre de 2014 ante el Córdoba en San Mames. Dos meses después, el 19 de febrero de 2015, se convirtió en el primer jugador negro en marcar un gol con el Athletic en sus 117 años de historia.

Con el paso de los años fue adquiriendo más peso en el equipo y como imagen de La Liga Española. Y con la fama le llegó el amor. Williams se enamoró de Patricia Morales, una joven bilbaína con carácter y 'de armas tomar' que acaba de terminar la Universidad y a la que conoció en 2017. Ambos publican imágenes juntos en Instagram y se dedican declaraciones de amor. Morales cuenta con más de 21.700 seguidores en la red social, donde enseña sus looks y sus trucos de belleza.

Pero no todo es felicidad. La relación entre el futbolista y la influencer pasó por un momento crítico en agosto de 2018, durante las fiestas grandes de Bilbao. Iñaki y Patricia fueron grabados protagonizando una acalorada discusión en la que ella le recriminaba su actitud y le empujaba, al tiempo que él le lanzaba un escupitajo. En otro vídeo que se filtró, Patricia le llamaba "hijo de puta" y el respondía vehemente una y otra vez: "Tú la has cagado".

Tras la tremenda bronca, Williams mandó un comunicado explicando la situación. En el mismo, el delantero pedía perdón por el mal ejemplo dado en las imágenes y denunciaba que había sufrido un "intento de extorsión" relacionado con estos vídeos.

El enfrentamiento no pudo con su relación y poco después se reconciliaron. Desde entonces, Iñaki y Patricia, que viven juntos en Bilbao, se muestran felices y muy enamorados en Instagram, donde comparten a menudo publicaciones muy cariñosas.

Así las cosas, el amor entre Williams y su chica parece ser de la misma intensidad que el que tiene el futbolista por el Athletic, club en el quiere retirarse. Este pasado verano renovó hasta 2028 con una cláusula de 135 millones de euros. Con este acuerdo, el león pasó a cobrar más de siete millones de euros brutos, más de 3,6 millones netos. Merecidos, dirán desde Bilbao.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.