Actualidad

La atormentada vida de Renée Zellweger: desamores, depresión y Oscar

Renée Zellweger fue una de las grandes triunfadoras de los Oscar y a sus 50 años ya cuenta con dos Oscar, el primero como Actriz de Reparto por su papel en Cold Mountain (2003) y este segundo como Mejor Actriz por el biopic de la gran Judy Garland, la protagonista de El Mago de Oz.

De la calidad de la texana como intérprete nadie puede dudar; más allá de las dos cintas que le han reportado sus estatuillas es imposible olvidar su papel de Roxy en Chicago, junto a Catherine Zeta Jones y Richard Gere, o su personaje de Bridget Jones, sobre todo en la primera entrega.

Pero Renée Zellweger no ha tenido una vida tan fácil como cabe suponérsele a una súper estrella de Hollywood: de hecho fue víctima de una depresión. "Sentí la necesidad de entrar en una especie de silencio.Dejando Hollywood, me hice más fuerte. Aprendí mucho y me permitió volver con otro estado de ánimo", declaró Renée Zellweger.

La doble ganadora del Oscar, el último por su papel de  Judy, ha recuperado su autoestima tras seis años retirada del mundo del espectáculo. Esta película representa para ella el comienzo de una nueva vida tras superar una fuerte depresión que la convirtió en una desconocida. El regreso ha sido espectacular.

Judy no solo le ha traído el Oscar, el Globo de Oro, el BAFTA y el SAG Award. Es la materialización de una larga lucha personal para superar la depresión que le atacó tras terminar las grabaciones de El diario de Bridget Jones.

"No estaba sana. No me cuidaba. Yo misma era la última cosa de mi lista de prioridades", dijo en una entrevista. La actriz tuvo que acudir a un especialista. "Me dijo que pasaba el 99% de mi vida como personaje público y solo una pequeña parte del tiempo viviendo mi vida real. No podía seguir así, no podía tener cosas que hacer todo el tiempo, ni saber por adelantado lo que iba a hacer los dos siguientes años de mi vida", declaró, recordando por momentos al drama que atravesó Judy Garland, la estrella a la que ha dado vida y que fue víctima de la explotación que los estudios, la Metro en su caso, hicieron de ella desde que era una niña.

"Ya no podía mirarme más, pero tampoco escucharme hablar. Era hora de que me tomara un descanso. Sentí la necesidad de entrar en una especie de silencio para escuchar mejor a los demás y comprender mejor la vida. Dejando Hollywood, me hice más fuerte. Aprendí mucho de esta experiencia y me permitió volver a Hollywood conotro estado de ánimo", confesó.

La transformación

Tras su reaparición llamó poderosamente la atención su gran cambio físico. "Estoy contenta de parecer diferente, porque estoy viviendo una vida mucho más feliz y posiblemente esto posibilita que se vea que estoy sana" dijo. Ella insiste en que no se sometió a cirugía estética. "Puede sorprender, pero no me han tocado esas críticas. Admito, sin embargo, que este periodo me resultó extremadamente violento, pero creo que me hizo aún más fuerte. De hecho, es bastante extraño, pero estos comentarios me hicieron sentirme mejor conmigo misma, aprendiendo más sobre quién era yo como mujer, como persona", dijo en relación a esta polémica.

Vida amorosa

Sobre su vida amorosa, siempre se ha mostrado muy discreta. Se le ha relacionado con Jim Carrey, George Clooney y el músico Jack White. Se casó con el también músico Kenny Chesney, pero su matrimonio no duró más de cinco meses y fue anulado.

También salió con Bradley Cooper ,y desde 2013 mantiene una relación con el guitarrista y cantante Doyle Bramhall II. Sobre sus deseos de ser madre, se muestra tajante: "No necesito tener hijos para ser feliz", dijo.

Renée Zellweger nació en Texas en 1969, es la segunda hija de un matrimonio de inmigrantes. Su padre, de quien heredó el apellido, nació en Suiza, mientras que su madre es de Noruega. Antes de adentrarse en el mundo de la fama, Zelly, como la llamaba su entorno más íntimo en 1987, decidió trasladarse a Austin (Texas) para estudiar arte dramático, y fue a través de su trabajo de camarera como consiguió costeárselo. Finalmente, se mudó a Los Ángeles en busca de nuevas oportunidades como actriz.

Para interpretar al personaje de Judy, Renée contrató un coach, trabajó con un coreógrafo y se empapó de la biografía de Garland, la madre de Liza Minnelli. Se estudió los gestos y las posturas (encorvada) de Judy Garland y trabajó la voz para interpretar éxitos como 'Over the Rainbow'. 

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin