elEconomista.es

Rafa Nadal podría pasar por el quirófano de nuevo por sus problemas de alopecia

27/01/2020 - 12:30

Rafa Nadal lucha desde hace años con un gran problema de alopecia que le ha llevado a pasar por el quirófano en varias ocasiones para implantarse pelo. A pesar de estas intervenciones, el tenista manacorí sigue perdiendo pelo, lo que parece haberle obligado a ponerse en manos de los doctores en las próximas semanas, según cuenta Socialité.

El programa de Telecinco se ha puesto en contacto con el especialista que intervino a Rafa en el pasado y este cuenta el problema al que se enfrenta de nuevo el deportista: "El pelo que nosotros implantamos tiene un código genético que es muy difícil que se caiga, pero sí puede que sea su propio pelo el que se caiga", explica.

Lea también - Rafa Nadal se reúne con la recogepelotas a la que golpeó accidentalmente

Al parecer, se trata de una situación normal y no quiere decir que sea porque haya fallado el efecto de los implantes que se hizo en 2016, sino porque el pelo de Nadal es fino y su herencia genética tampoco ayuda. De hecho, el médico asegura que si Rafa no hubiese pasado por el quirófano, estaría prácticamente calvo.

Esta nueva intervención le podría salir al tenista por una cantidad que se enmarca entre los 6.000 y los 8.000 euros, con todos los gastos incluidos y el seguimiento del tratamiento durante un año.

Lea también - La respuesta de Rafa Nadal sobre su boda con Xisca que enloqueció al público de Australia

La técnica para implantarle el pelo sería la misma que siguió las veces anteriores. La doctora Josefina Royo de la Torre, miembro de Saluspot y directora de Instituto Médico Láser (IML), explicó a Informalia que consiste en extraer los folículos pilosos uno a uno, con mucha precisión, para luego implantarlos en la zona donante. El rasurado es una de las exigencias de este tipo de técnicas: "Se recomienda en algunas técnicas de microinjerto, como la técnica FUE o técnica de extracción de unidades foliculares", declaró. Rafa también tuvo que raparse la cabeza para someterse a dicha intervención, tal y como se aprecia en las imágenes que se captaron en 2016 tras su paso por el quirófano.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.