elEconomista.es

Letizia se pone morada: analizamos cómo cohabitarán Podemos y la Reina

25/01/2020 - 12:57

Parece que Podemos, los nuevos socios del PSOE en el Gobierno, no le van a poner fácil las cosas a la Corona. La primera en la frente se la dieron a la reina Letizia en su primer acto institucional fuera de Zarzuela desde la formación del nuevo Gobierno de Sánchez e Iglesias. Es verdad que esta semana en Fitur hasta tres ministras y la presidenta del Congreso, Merixtell Batet arroparon a la mujer de Felipe VI, que iba sin su marido.

Pero aquel desplante de Podemos a la Monarquía no pasó desapercibido y no se olvida, máxime cuando Irene Montero cubre un área cercana a las labores de Letizia, igual que otras carteras podemitas. Pero hay quien dice que Letizia es el revés de la institución y que sus ideas se acercan más al partido morado que a la derecha. ¿Logrará reinar también en Podemos?

Lea también - El Gobierno aleja a Felipe VI de Davos y a Letizia de Israel: la agenda de los Reyes despierta sospechas

Cultura y Cooperación, Asuntos Sociales e Igualdad son las áreas prioritarias en las que se centra la labor de la Reina Letizia en solitario. Pero el jueves de la semana pasada ya le dieron el primer plantón. Ni la flamante ministra de Igualdad, Irene Montero, ni la secretaria de Estado para la violencia de género, la también podemita Noelia Vera, acompañaron a la Reina Letizia a un acto de la Cruz Roja sobre cómo combatir la lacra del maltrato machista. Y, sin embargo, inexplicablemente, el Gobierno envió como acompañante de Doña Letizia al ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Si el desplante anticipa un escenario de frialdad de Podemos con Zarzuela estaríamos ante una situación muy comprometida especialmente para la Reina, porque según El Mundo, el panorama puede ponérsele difícil a la esposa de Felipe VI porque los cuatro ministros de la formación morada dirigen ahora áreas en las que se centra buena parte de la labor institucional que desarrolla Doña Letizia.

Irene Montero, pareja de Pablo Iglesias ha intentado salir al paso de la polémica en una entrevista en el programa de La Sexta Al rojo vivo. En el plató, casi a la misma hora en que la Reina seguía en la sede de Cruz Roja, se excusaba diciendo textualmente lo siguiente: "El ministerio de Igualdad no existía, es de nueva creación. Este acto está marcado en la agenda desde antes que existiera el nuevo Gobierno. Creo que tampoco el ministro Illa sabía si tenía que ir o no. De todas formas, yo hubiese ido encantada y seguro que habrá muchas oportunidades y actos a los que asistiré como ministra de Igualdad". Pero tanto Montero como el resto de ministros prometieron ante el Rey sus cargos en Zarzuela el lunes de la semana pasada y tomaron posesión de sus carteras al día siguiente, el martes. Y la agenda institucional de Doña Letizia para esa semana era conocida desde hacía siete días.

Ojo, la mayor o menor visibilidad de los Reyes, el reforzamiento o debilitamiento de su agenda tanto nacional como internacional, responde inevitablemente a la voluntad de la Casa del Rey pero sobre todo del Gobierno de turno.

En Zarzuela preocupa que un Ejecutivo de coalición entre el PSOE y Podemos se traduzca en una legislatura de perfil bajo para la Corona, algo que resentiría su imagen ante la opinión pública. Doña Letizia participa en unos 100 actos institucionales, la mayoría junto al Rey. Y los discursos que ofrece se cuentan por desgracia con los dedos de una mano. Incrementar su agenda propia sigue siendo una asignatura pendiente, que ahora queda en manos del nuevo Gobierno. Casi cuatro de cada 10 eventos a los que asiste tienen un carácter eminentemente cultural. Después, entre las áreas en las que más centra su atención la consorte están los asuntos sociales, la igualdad y el empoderamiento femenino. De ahí que la coordinación y el feeling con Iglesias y Montero resulte tan decisiva.

Dardos envenenados

Hay que recordar que los dirigentes de Podemos han vertido críticas durísimas contra la Monarquía estos últimos años. Y, en especial, Irene Montero es una de las líderes moradas que más fijación han tenido con la institución. No se ha privado de decir en público lindezas contra la Monarquía, antes de la proclamación de Felipe como Rey en 2014, cuando aseguraba: "Felipe no serás Rey, que llegan nuestros recortes y serán con guillotina" o "Felipe no serás Rey y todos los borbones a los tiburones". Y arremetió duramente contra Doña Letizia cuando se vio envuelta en la polémica por la publicación de mensajes privados a su entonces amigo "compi yogui" Javier López Madrid. Una de cal y otra de arena si tenemos en cuenta que su compañero y líder de Podemos, Pablo Iglesias también declaró en 2018 que don Felipe y doña Letizia "son encantadores". El líder de Podemos se mostraba agradecido por el cálido interés que los Monarcas habían demostrado a la pareja tras el nacimiento prematuro de sus mellizos.

Tampoco se quedó corta Noelia Vera cuando era portavoz del Consejo de Dirección de Podemos. La ahora flamante secretaria de Estado para la violencia de género afirmaba rotunda el año pasado, en vísperas del 8 de marzo, el día de la mujer trabajadora: "la Reina trabaja en la institución más machista que tenemos en este país". Durante la comparecencia que Vera dio ante las cámaras para informar de lo acordado por el Consejo de Dirección del partido de Pablo Iglesias, dijo además que Letizia "no entiende ni quiere entender qué es el feminismo, ya que pertenece a la Casa Real".

Cabe destacar que la formación morada nunca ha sido partidaria de la continuidad de la Monarquía española. Solo hay que recordar la imagen del 6 de diciembre, cuando se celebraban los 40 años de la Constitución, y todos los integrantes de Podemos acudieron a los actos del aniversario con una chapa que pedía una "república feminista". Este rechazo a la Monarquía es, en parte, porque la formación morada la ve como una institución "machista" y "anticuada". Así lo manifestó el entonces secretario de organización Pablo Echenique tras el mensaje de Navidad del rey Felipe VI de diciembre del 2018: "No resulta muy creíble porque hablamos de una institución que las encuestas que se manejan dicen que recuerda al pasado. Hablamos de una institución que se elige por fecundación y no por sufragio y en un país moderno y democrático como es España esto no parece muy joven en el siglo XXI". Además, Echenique argumentó así su pensamiento de que la Monarquía es un organismo machista: "Si no se discriminara a las mujeres en la línea de sucesión, él (refiriéndose a Felipe VI) no sería Rey". También es pertinente recordar que no solo se trata de inflamadas declaraciones públicas sino de propuestas concretas: en el programa de Podemos se aboga por acabar con el privilegio legal del Rey y por crear una comisión para investigar los "negocios de la Monarquía". Y si hablamos de desplantes, el pasado 12 de octubre, Día de la Hispanidad, los líderes de Podemos no participaron en la festividad nacional. Pablo Iglesias, dirigente principal de Podemos no fue al desfile ni a la recepción posterior de los Reyes. En su representación acudió Gloria Elizo, vicepresidenta primera de la Mesa del Congreso, y Txema Guijarro, secretario general del grupo parlamentario Unidas Podemos.

La única que aprueba para podemitas

Curiosamente, si hay un miembro de la Familia Real que rompe moldes desde que se incorporó a la institución, es la reina Letizia. Presentadora de televisión, mujer de fuerte personalidad, divorciada. Pero en esta ocasión, además, es la representante de la Monarquía que más polariza a los ciudadanos. Mientras que los votantes de Unidas Podemos no sólo aprueban su actividad, sino que es la única de la Casa Real que respaldan, el resto de electores la valoran negativamente, ahondando, en diferentes grados, en el suspenso. Así se deduce del último sondeo de Socio Métrica para el diario El Español. Paradójicamente, en el grupo de españoles en el que encuentra mayor valoración, tras los seguidores de Pablo Iglesias, es en los de Santiago Abascal, el líder de Vox.

En cualquier caso, el miembro más estimado por los ciudadanos, y con amplia nota, en el sondeo es el Rey. Felipe VI obtiene, de media, un 7,2. Pero suspende entre los votantes de Podemos y del PSOE. Los socialistas, llamativamente, sólo validan la actividad de la reina emérita, Sofía. En el otro extremo del tablero, el monarca roza la matrícula de honor para los electores de PP, Ciudadanos y Vox.

Claro que entre los dirigentes de Podemos, Letizia ha encontrado un fan incondicional. Julio Rodríguez, el nuevo jefe de gabinete del vicepresidente Pablo Iglesias, ha hablado de su relación con la reina Letizia cuando él era Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD). Fue en tiempos de José Luis Rodríguez Zapatero, cuando su ministra de Defensa, Carme Chacón, ya fallecida, le ofreció el puesto. El ex Jemad lo explica en sus memorias, "Mi patria es la gente: el testimonio del general de Podemos", donde da detalles de cómo ve a quien entonces era princesa de Asturias. "La noté siempre cómoda hablando conmigo, como si en medio de aquel paisaje poblado por personajes estirados y poses estudiadas hubiera encontrado a alguien con quien podía hablar sin necesitar fingir que era quien no era", afirma.

Recordemos que hace dos años, el propio Jaime Peñafiel daba a entender que doña Letizia comulgaba con las ideas sociales de Podemos. Y Libertad Digital lanzaba el rumor de que el ex marido de Letizia, Alonso Guerrero, podría ser un líder de la formación morada en Extremadura. El diario digital asegura que su nombre destaca por encima de otros en el municipio de Almendralejo (Badajoz), donde se casó civilmente con Letizia Ortiz en la década de los años noventa.

¿Será Letizia la primera reina republicana de la historia? ¿Conseguirá la Reina el favor de los líderes podemitas y que nunca más vuelvan a hacerle un desaire? Son preguntas sin respuesta porque ya sabemos que la Familia Real no tiene ideas políticas.







Comentarios 0