elEconomista.es

Gwyneth Paltrow confiesa que tomó hongos psicodélicos antes de crear la vela que huele como su vagina

23/01/2020 - 12:22

La actriz sigue generando polémicas con los productos que comercializa a través de su web Goop. La última fue una vela cuyo olor se asemeja al de su vagina, según la descripción. Se puso a la venta por 75 dólares y que agotó existencias en menos de 24 horas. Ahora, Gwyneth Paltrow ha confesado que había tomado té de hongos psicodélicos cuando le puso el nombre a la vela.

La bebida en cuestión también se comercializa en su web y la ex de Chris Martin es muy aficionada a ella. Gwyneth visitó este miércoles el programa Late Night With Seth Meyers y explicó que el nombre de la vela era una broma al principio: "Olí esta cosa hermosa y dije 'Esto huele a mi vagina'. Estaba bromeando, estábamos de hongos".

La actriz, ganadora de un Oscar por Shakespeare in love, dijo que el nombre les pareció "gracioso y poco punk rock". Con bromas o sin ellas, lo cierto es que la famosa vela se agotó en menos de 24 horas y la empresaria ha adelantado que están trabajando a toda máquina para reponerlas en catálogo lo antes posible. La descripción de la vela indica con claridad que "huele como mi vagina, un aroma divertido, hermoso, sexy y maravillosamente inesperado". Su precio es de 75 dólares. "Esta vela está hecha con geranio, bergamota cítrica y cedro, yuxtapuestos con rosa de Damasco y semilla de Abelmosco que nos hace pensar en fantasía, seducción y un calor sofisticado".

Lea también: Gwyneth Paltrow la lía en la comunidad médica al defender el peso mínimo para vivir

Además de su trabajo como actriz, Paltrow es conocida por su polémica faceta de 'gurú' de estilo de vida que ahora quiere dar a conocer de primera mano al público en su último proyecto: The Goop Lab, una serie documental en Netflix que se estrenará el 24 de enero.

Fundó su compañía en 2008. En un principio era un boletín con consejos sobre bienestar pero evolucionó hasta convertirse en una empresa valorada en 250 millones de dólares (unos 225 millones de euros), según el periódico The New York Times. Sus productos no pasan desapercibidos: desde un vibrador de oro de 12.000 euros a unos huevos vaginales de Jade que le han costado una multa de 145.000 euros por dotarles de beneficios inexistentes.







Comentarios 0