elEconomista.es

El rey Juan Carlos coquetea con una mujer rubia en Sanxenxo, donde se ha instalado

22/01/2020 - 11:07

El padre de Felipe VI ha dejado la que ha sido su residencia oficial en los últimos 50 años y se ha instalado en Sanxenxo, donde sus amigos le han acogido con los brazos abiertos. Su círculo afirma que el rey Juan Carlos se siente más querido y respetado en este pequeño pueblo de Pontevedra, pues Zarzuela se ha convertido en "una prisión siniestra y hostil" para el monarca.

El emérito se ha sentido desubicado en el palacio desde su abdicación. Su hijo ocupó su despacho y le otorgó otro que ni si quiera tenía calefacción. Además, le resultaba humillante cruzarse con los visitantes de su hijo, según Pilar Eyre, pues nadie sabe cómo dirigirse a él.

Lea también: El rey Juan Carlos llora la pérdida de su hermana mayor, la infanta doña Pilar

En Sanxenxo la vida tiene otro color. El rey ocupa uno de los camarotes destinados a los capitanes en el Club Naútico, aunque la periodista experta en realeza asegura que también tiene una habitación propia en la casa de su gran amigo y presidente del club, el armador Pedro Campos.

Juan Carlos disfruta de reuniones entre amigos y también de la compañía de una señora (rubia) con la que coquetea con descaro y se intercambia mensajes, según Eyre. "Cuando tiene una comida siempre la sientan con ella, se ríen juntos y él la piropea sin freno". Y es que las risas y la buena compañía se han convertido en la mejor medicina para el rey, al que la pérdida de su hermana, la infanta Pilar, le ha supuesto un terrible mazazo.







Comentarios 1

#1
22-01-2020 / 17:46
-
Puntuación 2   A Favor   En Contra

Como chochea er gaxó.


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.