elEconomista.es

¿Cómo gestionará Meghan Markle sus redes sociales tras abandonar la realeza británica?

21/01/2020 - 17:20

Como bien decía la reina Isabel II, la retirada de los duques de Sussex de la familia real tiene muchos aspectos pendientes de resolver. Y hay uno especialmente delicado teniendo en cuenta la importancia que la casa Windsor da a las relaciones sociales de sus miembros o allegados. ¿Cuál será el protocolo a seguir en las redes sociales a partir de ahora? ¿volverá Meghan Markle a usar su cuenta personal de Instagram? Y de ser así, ¿bajo qué condiciones?, ¿a quiénes podrá seguir y a quiénes no? ¿cuáles son las cuentas oficiales?

Lea también - Harry y Meghan Markle la pifian nada más comenzar su nueva etapa como empresarios

Desde que se anunció la separación de los duques de Sussex de la casa real británica, sus seguidores han aumentado en casi un millón de fans. Han pasado de los 10 millones con los que dieron la bienvenida al Año Nuevo, a los 10,9 actuales, lo que les acerca a los 11 millones de los duques de Cambridge, que siempre habían sido más "populares".

Meghan Markle dio de baja su cuenta personal de Instagram a principios de 2018, cuando tenía 3 millones de seguidores y su relación con Harry estaba muy avanzada. Y lo mismo ocurrió con la de Twitter, lo que se interpretó en su momento como el deseo de la familia real de "silenciar" a la duquesa de Sussex, sobre todo tras haber expresado su oposición al Brexit y haber llamado "misógino" a Donald Trump.

Desde la cuenta de Kensington Palace se aseguró en un comunicado oficial que la ex actriz de Suits estaba "muy agradecida a todos los seguidores" que había tenido "a lo largo de todos estos años" pero que había decidido cerrarlas "porque ya hacía algún tiempo que no las usaba".

Sus últimas publicaciones comprendían un poema de la poeta Nayyirah Waheed, una pintada callejera simulando el hashtag #NoBadEnergy ("Sin malas energías") o un cartel en el que se podía leer: "En una sociedad que te provee de continuas inseguridades, quererse a una misma es un acto de rebeldía". Además, solía hacer publicidad de su blog de estilo de vida, The Tig.

Ella misma aclaró el porqué de su silencio. "No leo nada, es mucho mejor así, aunque es mi postura personal. Creo que (leer sobre ti misma) tanto si es a favor como en contra puede contribuir en cierto modo a alimentar el ruido que nos acompaña últimamente", argumentaba Markle.

"Es nuestra responsabilidad elegir qué enlaces abrir, qué leer, qué nos interesa, así que depende también de nosotros no participar de la negatividad, ser más positivos y asertivos. En mi caso es complicado, porque yo no formo parte de las redes", confirmó la duquesa. Recientemente se supo que casi el 70% de los comentarios despectivos sobre ella provenían de cuentas falsas y de perfiles 'trolls'.

En abril, Meghan Markle y el príncipe Harry abrieron su propia cuenta oficial de Instagram: @sussexroyal. "Bienvenidos a nuestro Instagram oficial. Esperamos compartir el trabajo que nos impulsa, las causas que defendemos, anuncios importantes y la oportunidad de arrojar luz sobre temas clave. Gracias por el apoyo. Harry & Meghan", rezaba aquel primer mensaje.

Esa es, ahora mismo, la red social principal de los duques y si lo que buscan es repercusión mediática para sus causas humanitarias en las que apoyan a diversas ONG´s es necesario recuperar las viejas redes.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.