elEconomista.es

Violeta Mangriñán, víctima de una gran estafa: "No sé si voy a recuperar todo el dinero"

21/01/2020 - 12:07

Violeta Mangriñán, uno de los rostros más conocidos de Mujeres y hombres y viceversa y ex concursante de Supervivientes, ha sido víctima de una estafa. La televisiva entró en el mundo de la moda el pasado mes de octubre y confió en una amiga de su chico, Fabio, que ha acabado traicionándola y robándole mucho dinero.

Cuando abandonó la isla de Honduras hace unos meses se percató de que sus seguidores de Instagram querían mucho más de ella. Le pidieron que crease una firma de moda y así lo hizo. Le pidió ayuda a la responsable de las redes sociales de Fabio y acabó muy desilusionada con su trabajo: "Se supone que era muy profesional, que había trabajado con influencers muy conocidos y en revistas famosas", ha dicho en su canal de MtMad.

Violeta confió plenamente en sus consejos e invirtió una gran cantidad de dinero: "No estamos hablando ni de 10, ni 100, ni 1.000 ni 10.000", explica. Sin embargo, pronto se dio cuenta de que las cosas no iban como ella esperaba: "Empecé a ver cosas raras... Las sesiones de fotos no eran profesionales, veía cosas que no tenían calidad ni mucho sentido. Yo le dije a Fabio que la chica nos estaba vendiendo la moto. Nosotros damos un dinero y dictamos una serie de pautas, y no vimos ningún tipo de resultado", ha contado.

Lea también - La ex tronista Violeta Magriñán relata su infierno tras aumentarse el pecho: "Lo tenía muy feo, tuberoso"

Los problemas se agravaron cuando se aventuró a vender las prendas a través de la página web: "Se lanza la web, se cae el primer día y todo es un desastre. A las tres semanas me empiezan a escribir a mí y a la gente de mi alrededor diciéndome que no le llegan los pedidos. Me pongo en contacto con ella, le quita importancia y me dice que le faltaban solo a 16 personas. Yo ingenua me lo creí", ha recordado con mucho pesar.

La estafa se destapó gracias a otro de los chicos que trabajaba en el proyecto: "Me escribió el chico que se encargaba de la producción de la marca para decirme que la responsable le tenía amenazado para que no me hablara. También me comentó que había emitido una factura y no se le ha pagado ni un cuarto, por lo que paró la producción", ha dicho.

Lea también - Violeta Magriñán y su confesión más picante: "Necesito tener un orgasmo al día"

Además, la presunta estafadora no le había pagado al resto de empleados: "Yo le había pagado todo y ella tenía que pagar a los demás y no les ha pagado nada. He perdido muchísimo dinero que no sé si podré recuperar", ha relatado entre lágrimas.

La televisiva trató de tomar cartas en el asunto sin éxito: "Fui a su casa a hablar con ella después del ataque de ansiedad que me dio al enterarme. No me supo decir dónde estaba mi dinero y a día de hoy sigo sin saberlo. Nadie ha cobrado un duro, se ha quedado todo ella, supuestamente todo". A día de hoy todavía no se ha recuperado de este trance: "Han sido meses muy duros, he sufrido ataques de ansiedad continuamente. No sé si voy a recuperar todo el dinero que he invertido, espero que sí", ha desvelado esperanzada.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.