elEconomista.es

Alejandra Rubio, nueva experta del clan Campos en amor y sexo, por 500 euros la noche

18/01/2020 - 10:49

Solo le pagan 500 euros la noche, que, según la fuente que nos informa de su caché, "no es mucho", pero es un buen comienzo. Las nuevas generaciones del clan Campos vienen pisando fuerte. Si la hija de Carmen Borrego ya ha participado en varias exclusivas de su madre, ahora es el turno del salto televisivo de Alejandra Rubio. La hija de Terelu Campos se ha estrenado como contertulia en el debate de La isla de las tentaciones. Mientras dure, sumará a sus ingresos unos dos mil euros al mes. 

Después de abrir su canal en la plataforma de vídeos de Mediaset, la joven ha dado un paso más en su carrera mediática. La nieta de María Teresa Campos se convirtió este viernes en una tertuliana más del programa que presenta Sandra Barneda.

Lea también: Sandra Barneda se rompe en su entrevista más sincera: de su ruptura con Nagore a la leucemia de su hermano

Alejandra dio su opinión sobre su posible paso por este espacio con su novio, el Dj Álvaro Lobo: "Si hay una persona que realmente me gusta y me atrae y me gustaría darle un beso y realmente quisiera estar con él, ya no me gustaría mi pareja. Aguantaría por respeto y obviamente no estaría enamorada si me pasaría eso. No haría lo que no me gustaría que me hiciesen y yo no podría ver esa situación en mi pareja".

Además, dio su opinión sobre los besos tan apasionados de Fani con Rubén, una actitud que no ve correcta: "Creo que Fani es un poco egoísta, no puedes hacer lo que le pides a tu pareja que no haga. Esta tonteando con un tío, haciendo lo que le da la gana, y luego al ver imágenes de su chico enseñándole ver bailar a una chica con total desgana... Está intentando que él quede mal para justificar lo que ella hace".







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.