elEconomista.es

Francesca Di Giovanni hace historia como la primera mujer que ocupa un alto cargo en el Vaticano

17/01/2020 - 13:31

Francesca Di Giovanni ostentará el mayor cargo ocupado por una mujer en el Vaticano. En plena polémica por las opiniones del Papa emérito, Benedicto XVI, sobre el celibato de los sacerdotes, expresadas en un libro en el que ha pedido que se retire su nombre, el Papa Francisco ha roto "el muro de desigualdad entre mujeres y hombres en la Iglesia" y ha nombrado, por primera vez en la historia, a una mujer como subsecretaria de la Sección para las Relaciones con los Estados.

Lea también - Tamara Falcó comparte su encuentro con el Papa Francisco, un sueño hecho realidad

Nacida en Palermo en 1953 y licenciada en Derecho, Di Giovanni lleva casi 27 años trabajando en la Secretaría de Estado del Vaticano: "Es la primera vez que una mujer tiene una tarea de dirección en la Secretaría de Estado. El Santo Padre ha tomado una decisión innovadora, ciertamente, que, más allá de mi persona, representa un signo de atención hacia las mujeres. Pero la responsabilidad está ligada a la tarea, más que al hecho de ser mujer", dijo la abogada.

Di Giovanni se ha ocupado hasta ahora de las áreas de migrantes y refugiados, derecho internacional humanitario, comunicaciones, derecho internacional privado, condición de la mujer, propiedad intelectual y turismo, según informa la Santa Sede.

A partir de este miércoles la Sección de Relaciones con los Estados contará con dos subsecretarías y Di Giovanni ocupará una de ellas junto al hasta ahora subsecretario Miroslaw Wachowski.

Di Giovanni se responsabilizará de las relaciones intergubernamentales a nivel internacional e incluye la red de tratados multilaterales, que son importantes porque sancionan la voluntad política de los Estados con respecto a las diversas cuestiones relativas al bien común internacional: el desarrollo, el medio ambiente, la protección de las víctimas de los conflictos o la situación de la mujer.

"Una mujer puede tener ciertas aptitudes para encontrar puntos comunes, para cuidar las relaciones dando importancia a la unidad. Espero que el hecho de que sea mujer pueda reflejarse positivamente en esta tarea, aunque son dones que ciertamente también encuentro en la actitud de mis colegas de trabajo varones", afirma Di Giovanni.

En el último número del suplemento mensual Donna, Chiesa, Mondo (Mujer, Iglesia, Mundo) del diario vaticano Osservatore Romano, se denunciaba que entre las cerca de 950 mujeres que trabajan en el Vaticano, aunque tienen igual salarios que los hombres, muy pocas ocupan puestos de responsabilidad y de alto nivel de gestión.

"Y como en muchas sociedades, incluso en el Vaticano las mujeres son vistas a veces, por los hombres, pero también por otras mujeres, como personas de menor valor intelectual y profesional, siempre disponibles para el servicio, siempre dóciles a los altos mandos. Por lo tanto, es urgente promover la autoestima y mejorar la presencia femenina también en el Vaticano. Para apoyar esta urgencia, las palabras del papa", escribían Romilda Ferrauto y Adriana Masotti junto con otras nueve mujeres de la Asociación de Mujeres de esta institución.

Afirmaban que existe la urgencia de "romper el muro de desigualdad entre mujeres y hombres en la Iglesia" y de "desarrollar el concepto de reciprocidad para superar la subordinación, promover la corresponsabilidad y caminar juntos".







Comentarios 0