elEconomista.es

La increíble vida de Thomas Gravesen, el ogro del Real Madrid: vive en Las Vegas con una modelo y tiene más de 100 millones de dólares

17/01/2020 - 12:26

Thomas Gravesen (43), ex jugador del Real Madrid de los 'galácticos' y autor de la mítica 'gravesinha', un regate en el que puso en serio riesgo su rodilla, vive una vida de ensueño en Las Vegas, hasta donde se trasladó por amor en 2013. Allí disfruta de lujos y excentricidades junto a su novia, una ex modelo llamada Kamila Persse.

Según desveló el diario danés BT, el futbolista danés, conocido por su fama de ogro cuando era jugador madridista, invirtió el dinero que había ganado en el fútbol en varios negocios, lo que le permitió multiplicar su dinero, alcanzando una fortuna superior a los 100 millones de dólares.

A los 37 años, anunció su segunda retirada y se marchó a Las Vegas tras enamorarse de Persse. Dejó a su entonces novia, la ex actriz porno Kira Eggers, se marchó a vivir el sueño americano y, de paso, se aficionó a los casinos. Y no le fue mal: sus riquezas han ascendido a los 120 millones de dólares por su habilidad en el póker. En el libro Mad Dog Gravesen (Gravesen Perro rabioso), que relata su sorprendente historia, cuentan que llegó a perder 54 millones en una noche, pero también dicen que ha llegado a ganar hasta 80 millones en unas horas. Además, desvelan que entre su flota de coches se encuentra un magnífico Mercedes SLR McLaren, cuyo precio alcanza los 450.000 dólares.

El duro centrocampista, que se encaró con Robinho y partió un diente a Ronaldo cuando formaba parte del Madrid de los 'galácticos', vive en una mansión de seis millones de euros situada en Canyon Fairways de Summerlin, una lujosa urbanización de Las Vegas en la que tiene como vecinos a la estrella de Hollywood Nicolas Cage y las leyendas del tenis Andre Agassi y Steffi Graf.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.