elEconomista.es

El Congreso de los líos: Pablo Iglesias, Irene Montero y otras uniones (sentimentales) que genera el poder

16/01/2020 - 18:24

En el Congreso de los Diputados no solo se discute, también se pesca y se ama. Lo que no está bien visto en la empresa privada, el idilio entre compañeros, está en el Congreso más que tolerado. En la legislatura que arrancó en diciembre y en el nuevo Gobierno que se acaba de formar hay varias parejas sentimentales, probablemente nacidas tras la jornada laboral o en un viaje de trabajo, y varias de ellas, además, ya son padres de familias numerosas.

Lea también - La presidenta Meritxell Batet y el diputado Juan Carlos Campo: amor en el Congreso

Además de la formada por el vicepresidente Pablo Iglesias y la ministra de Igualdad, Irene Montero; se suman al elenco de emparejados. Otros como Juan Carlos Campo, ministro de Justicia y Meritxell Batet, presidenta del Congreso; o Gabriel Rufián y la jefa de prensa del PNV en el Congreso, la periodista Marta Pagola. Todos, juntos, forman parejas muy poderosas.

Pablo Iglesias e Irene Montero

Es quizá el caso más conocido y mediático. Intimaron en el partido y fraguaron su amor en los platós de TeleK. Antes, Pablo Iglesias había finalizado su relación con la hoy diputada autonómica por Más Madrid, Tania Sánchez. La publicación de unas fotos en 2017 desveló el romance y desde entonces no les quedó más remedio que admitir su relación. Después iniciaron vida en común en el famoso chalet de Galapagar (Madrid) y en 2018 anunciaron que serían padres de mellizos. Ya llevan tres.

Gabriel Rufián y Marta Pagola

Protagonizan un idilio que ha resultado especialmente duro para la ex de Rufián, Mireia Varela, que en Año Nuevo escribió un desgarrador mensaje sobre la ruptura: "He despedido 2019 llorando sabiendo que ya no podré recuperarle. Lloro en este 2020 por perder al amor de mi vida, al que escogí como padre de mi hijo. No he perdido a una persona en mi vida, he perdido parte de mí misma en él". Marta Pagola, el nuevo amor de Rufián, es la jefa de prensa en el Congreso del PNV.

Juan Carlos Campo y Meritxell Batet

Batet sabe muy bien lo que es enamorarse de un político en el Congreso. La presidenta conoció a su exmarido, José María Lassalle, cuando ambos eran diputados en 2004 (ella del PSC-PSOE por Barcelona y él del PP por Cantabria). Se casaron el verano del año siguiente, tras siete meses de noviazgo, aunque su matrimonio se rompió en el año 2016. Actualmente, él se ha retirado de la vida política y Batet tiene relaciones con el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo.

Teresa Ribera y Mariano Bacigalupo

Su relación transcendió tras destaparse un conflicto de intereses. La vicepresidenta de Transición Ecológica y Reto demográfico Teresa Ribera está casada con Mariano Bacigalupo Saggese, consejero de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

María Jesús Montero y Rafael Ibáñez

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, está casada, aunque en vías de separación, con el abogado Rafael Ibáñez Reche, un histórico de la izquierda andaluza.

Familias numerosas

Curiosamente, varios de los ministros emparejados en el Congreso o unidos por la política son padres de familias numerosas, quizá por la seguridad vitalicia que el ejercicio de la política aporta. Nadia Calviño tiene cuatro hijos, José Luis Ábalos cinco, fruto de sus tres matrimonios, Pablo Iglesias e Irene Montero, tres hijos, y Pedro Duque, otros tres.







Comentarios 0