elEconomista.es

Mariló Montero habla del pin antifascista de Pablo Iglesias y las redes se mofan

14/01/2020 - 10:42

El líder de Podemos no es, precisamente, el político favorito de Mariló Montero. Normal, por otro lado, después de que Pablo Iglesias dijera hace unos años que la "azotaría hasta que sangrara". El caso es que la periodista ha hablado sobre el nuevo gobierno de coalición este lunes y sobre el novio de Irene Montero y su opinión no ha dejado indiferente a nadie.

La ex de Carlos Herrera ha desvelado que no se fía de Pablo Iglesias, que este lunes juró su cargo como nuevo vicepresidente: "Es admirable el ascenso de Pablo Iglesias: del 15M a la vicepresidencia, de cómo un hombre que salió de la Puerta del sol y que vivía en la casa de su abuela, ha terminado en un chalet, con sus escoltas para sus asuntos privados y ha llegado con su pareja al Congreso", ha dicho en Todo es mentira.

Lea también - Pablo Iglesias y Alberto Garzón: el mensaje que oculta su pin rojo ante el rey Felipe VI

Además, Mariló también ha hablado sobre el famoso pin rojo que tanto Pablo Iglesias como Alberto Garzón lucieron este lunes durante el juramento a su cargo. Se trata de un símbolo antifascista que no ha gustado nada a la periodista: "Ha ido a jurar con un triángulo en la solapa que representa a los políticos que sí estaban en los campos de concentración. Es premeditación. Es extrema izquierda, es rebeldía. Son símbolos que hablan gravemente. El acto era muy serio y había que respetar las formas", ha dicho ante un atónito Risto Mejide.

La respuesta en redes no se ha hecho esperar y se divide entre la estupefacción, la sorna y la indignación.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.