elEconomista.es

Tita Cervera y su notable ausencia en el adiós a la infanta doña Pilar

11/01/2020 - 0:05

Que la infanta Pilar de Borbón, duquesa de Badajoz, tenía muchos amigos y era una persona querida y admirada, ha quedado de manifiesto por el trasiego de personalidades que han desfilado estos días por su casa familiar de Puerta de Hierro para dar el pésame a sus hijos.

Y no sólo miembros de la aristocracia y familiares. También acudieron gente como la esteticista Maribel Yébenes, Javier Hidalgo, magnate de Globalia, o Antonio Carmona y su esposa Mariola Orellana, seguramente por la relación de este matrimonio con la hija mayor de doña Pilar, Simoneta Gómez-Acebo y su ex marido José Miguel Fernández-Sastrón, músico de profesión y en su tiempo ligado a la Sociedad General de Autores (SGAE).

Lea también: Felipe y Letizia se reencuentran con la infanta Cristina en el funeral de su tía Pilar

Pero también han llamado la atención dos ausencias significativas. La de Jaime de Marichalar, que estuvo casado con la infanta Elena, sobrina de doña Pilar. Y mucho más llamativa, la ausencia de Tita Cervera o su hijo Borja. Hay que recordar que la infanta doña Pilar fue hasta su muerte miembro del Patronato del Museo Thyssen y su marido Luis Gómez-Acebo, fallecido en 1.991, íntimo amigo del barón Heinrich Thyssen.

El duque de Badajoz fue el hombre clave para que la colección del aristócrata se trajera a España, al principio de forma temporal y más tarde, tras llegar a un acuerdo con el gobierno español, para su compra definitiva. Tan estrecha era la amistad de Gómez-Acebo con los Thyssen, que el marido de doña Pilar, fue testigo en la boda del barón y Tita Cervera en Londres y padrino de bautismo de Borja, celebrado en Nueva York en 1980.

Siempre corrieron rumores de que la relación entre doña Pilar y Tita Cervera no era fluida ni cordial. De hecho, la baronesa no asistió al 80 cumpleaños de la hermana mayor del rey Juan Carlos, celebrado en julio de 2016 en Palma de Mallorca, y que reunió a sus familiares y amigos más cercanos. La infanta, fallecida a los 83 años, era cinco años mayor que la baronesa.

Según algunos periodistas como Pilar Eyre, la ausencia de Tita en esta fiesta de Mallorca se debería a que la reina doña Sofía aborrecía a Tita Cervera, vaya usted a saber por qué, y su cuñada siempre había hecho causa común con la reina.

Esa situación explicaría, según la periodista, que la Casa Real haya frenado siempre a la viuda del barón en sus intentos de establecer una relación con los reyes. Se ha escrito mucho sobre ese título nobiliario al que aspira desde hace años Tita Cervera, como agradecimiento a sus esfuerzos para traer la colección de su marido a España. Una distinción que no llega ni llegará.

No obstante, fuentes cercanas a la baronesa aseguran a Informalia, que Tita piensa acudir al solemne funeral en memoria de la infanta Pilar, que se celebrará en el Monasterio de El Escorial, en fecha todavía sin determinar. Allí coincidirá con los reyes actuales, con los hijos y nietos de doña Pilar, con doña Sofía. Y con don Juan Carlos.







Comentarios 0