elEconomista.es

La bomba: Victoria Federica y el pequeño Nicolás, juntos de juerga trifásica en La Nuit

3/01/2020 - 12:56

La intensa vida sentimental, social y nocturna de Victoria Federica Marichalar Borbón (Madrid, 9 de septiembre de 2000) es una mina de oro para los cronistas del cuore.

La hermana de Froilán ha pasado de ser la modosita benjamina de doña Elena de Borbón a ser la reina de la fiesta, con amigo torero y novio Dj, que hizo el papel de Gregory Peck de la princesa española con vacaciones en Roma incluidas a primeros de septiembre. Nuestra Audrey Hepburn borbónica ya no es aquella amazona infantil que montaba a caballo para regocijo de su madre; a los 19 años la hípica ya no le entusiasma y prefiere montar apasionadas nocheviejas privadas en Córdoba, pero también ejerce de aristócrata privilegiada siendo la estrella de la Feria de Abril de día, reverenciada por Sevilla entera, que la ve pasar en la calesa de Cenicienta de sangre azul con mantilla incluida.

Pero cuando el sol se pone, la edad le pide juerga de calle y fiestas trifásicas, como las que la llevan a La Nuit, un local de la madrileña zona de Orense frecuentado por el estrato más joven del tumulto fiestero porque no hay que hacer tanta cola para entrar como en otros templos, las copas son baratas y porque a Vic le gusta. En La Nuit, donde ya hemos pillado a Victoria en otras ocasiones, el encanto no está en el glamour de otros sitios donde dejarse ver, y a los que ella entra con alfombra roja cuando quiere, pero cuenta con el atractivo canalla de ese suelo al que se pegan los tacones. El local hace precios especiales a los cachorros de las universidades privadas, que enseñan sus carnés por una rebaja, porque mola que te hagan rebaja aunque lleves un bolso de Vuitton.

Esta vez, la joven, que ocupa el quinto lugar en la línea de sucesión al trono de España, coincidió en La Nuit con el Pequeño Nicolás, el que fuera uno de los personajes más polémicos de nuestro país a raíz de su detención en 2014, cuando tenía la actual edad de Victoria Federica, a la que lleva seis años. No es la primera vez que se relaciona a este sujeto con los Borbones. Francisco Nicolás ejerció de conseguidor del mayor de los nietos de de don Juan Carlos después de codearse con políticos y empresarios hasta que saltó el escándalo. Little Nicolás compartió con Froilán noches de cachimbas y cócteles y también una amistad visible en los locales de moda no hace mucho. Pero también ha estado en inauguraciones y saraos varios con Victoria. Esta vez los dos eligieron La Nuit para las copas, cada uno con su pandi y por su lado.

Las tres de la mañana

Eran las tres de la mañana del domingo 23 de diciembre cuando ambos bailaban en la oscuridad de ese local en el que huele a noche post-adolescente. Victoria Federica llegó con su grupo de amigos pasada la medianoche y permaneció en el local hasta al menos las tres y media. Iba con pantalones y camiseta larga. No estaban ni Gonzalo Caballero ni Jorge Bárcenas, el Dj que ha enamorado a la sobrina de Felipe VI. No era la única cara conocida allí. Little Nicolás, acusado por la Fiscalía de varios delitos como falsedad en documento oficial, usurpación de funciones públicas (y absuelto de otros) siempre hace notar su presencia en garitos de más o menos postín. Él llegó y todo el mundo le reconoció, incluida Vic, a la que saludó. Y preguntó por Froilán.

La carrera ascendente como noctámbula de Victoria Federica desde que cumplió los 18 años va bien. En apenas unos meses se ha convertido en la nieta de don Juan Carlos y doña Sofía más visible en las noches y discotecas. Con permiso de su prima heredera y de su hermano Froilán, envuelto en esa relación intermitente y muy mediática con la millonaria influencer Mar Torres, Vic es ahora la protagonista de la nueva generación de royals.

Victoria Federica estudia, pero en cuanto puede monta karaokes en casa con amigas, va al tenis, a los caballos o a los toros con o sin su familia, se hace arrumacos con su amigo matador y acompaña a su novio Dj en las cabinas de los locales entre caricias y miradas azucaradas. Y es que, muy a pesar de sus padres, y tal vez de su tío el Rey, Victoria es una jovencita normal, cuya mitad de sangre humana quiere marcha. Lo que pasa es que su mitad de sangre azul la tiene inevitablemente marcada como icono de la realeza que viene, representa quiera o no la nueva estirpe de herederos de la Corona 2020.

Sevilla tiene un color especial

La capital andaluza fue el lugar elegido por sus padres darse el sí, quiero en la catedral, el 18 de marzo de 1995. Tal vez como homenaje a sus progenitores eligió Híspalis en la pasada Feria de Abril, Victoria Federica ejerció de hada madrina real en la Maestranza. Fue su debut en solitario: la Exhibición de Enganches de la Feria de Sevilla significó la entrada de Victoria Federica  por la puerta grande.

Lea también: Bikinazo real: Victoria Federica lo enseña (casi) todo en Sotogrande

Su círculo

Victoria Federica lleva camino de hacernos olvidar aquella patada de su hermano a su prima Victoria López de Quesada y Borbón Dos-Sicilias en la boda de Felipe y Letizia, sus peinetas ante las cámaras, sus peleas callejeras o su llamativo trabajo como relaciones públicas en la discoteca Joy Eslava de Madrid cuando solo contaba 15 años. El disparo en el pie es imposible de olvidar.

Un dato a favor de Victoria es que su relación con Frolián es muy buena. Son hermanos pero también amigos y comparten secretos, se ayudan y no se chivanuno de otro. Se llevan bien y tienen muchos amigos en común.

Pero mientras Froilán se ha convertido en un joven universitario que a sus 21 años ha relajado el nivel de sus travesuras, Victoria Federica se exhibe en redes conJorge Bárcenas, ejerce de it girl borbónica, va en su moto o en su coche por la ciudad, y baila regguetón con o sin novio en las discotecas. Lo mismo luce el boho chic que se planta las Converse con unos vaqueros o se hace selfies con su pandi. Nos referimos a Carlos Ochoa (amigo de Gonzalo Caballero y ex novillero),  Álvaro Sánchez Gómez (estudiante) o Beltrán Lozano (modelo e influencerde 26 años). También se ve con sus primos y otros miembros de la Familia Real. Los hijos de su tía, la infanta Cristina son sus preferidos. Adora a Pablo Urdangarin, porque han crecido juntos, pero no se ve demasiado con Leonor y Sofía.

La puesta de largo de Victoria Federica, el pasado mes de junio, tras varios aplazamientos por imperativo paterno, fue un fiestón en el que actuó Juan Magánincluida. Celebrada en una exclusiva finca de las afueras de Madrid, fue la constatación de su mayoría de edad social, aunque ya había estado en otros saraos de nivel como la puesta de largo de Tana Rivera.

Llamada de atención

El problema es que Victoria Federica preocupa no solo a su madre, la infanta Elenay su padre. El abuelo don Juan Carlos la llamó a capítulo cuando estaba a punto de ir a un photocall con su novio, la Ópera de Garaje que organiza Emiliano Suárez. Y dicen que doña Elena y su hermano, el jefe del Estado, ya han tenido sus palabras a causa de la niña.







Comentarios 0