elEconomista.es

Las infantas Elena y Cristina hacen piña contra Letizia: así es la venganza de las cuñadas Borbonas

2/01/2020 - 22:59

Es sobradamente conocido que entre la Reina Letizia y sus cuñadas no existe una gran amistad. Si el tópico del 'cuñaaaaooo' cuenta en España con un ejemplo real, el de las infantas con la mujer de su hermano, el Rey Felipe VI, es más que un tópico un topicazo. ¿Pero cierto?

Si entre la emérita doña Sofía y su nuera han puesto paz el Rey y hasta el aparato del Estado, por cuestión de imagen, después del espectáculo de la misa de Pascua, con sus cuñadas no es fácil esconder su falta de empatía. Cristina y Elena comenzaron aceptando a su cuñada, pero con los años ni Elena ni Cristina la soportan.

Lea también: Monumental bronca entre doña Letizia y la infanta Elena: "Tú eras pobre y plebeya"

La pequeña de las hijas de don Juan Carlos sufrió como es lógico el embate del Caso Noos, lo que la distanció de toda su familia, al menos de cara a la galería, pero es que con Letizia fue de verdad, y eso arrastró a Felipe, lo cual para la infanta es imperdonable. Cristina fue cómplice de su hermano en el romance con la periodista, y al menos se mantuvo hasta antes de la boda. Cristina e Iñaki incluso ayudaron a Felipe a esconderse. Sin embargo, Noos y la encarcelación de Urdargarin dinamitaron las migajas que quedaban de su amistad.

Don Felipe y Letizia no hablan con la infanta Cristina ni en público ni casi en privado, salvo cuando en ocasiones como el cumpleaños de doña Sofía se firma tregua. E incluso en esos casos las malas caras son inevitables. Letizia sospechó siempre de los negocios del ex Duque de Palma. Para los incrédulos basta repasar hemeroteca: la Infanta no asiste a ningún evento público de la monarquía, ni tan siquiera asistió a la coronación de su hermano.

Con Elena, el problema viene de lejos: su divorcio de Jaime de Marichalar fue el primero que se producía dentro de la Familia Real Española. y cuando se produjo el divorcio, Letizia apoyó más a Marichalar que a su cuñada, algo que la madre de Froilán no ha podido perdonarle. Letizia humilló cuasndo tuvo poder a Elena: movió sus hilos para que Elena fuera casi totalmente apartada de sus funciones como representante de la corona.

Cristina y Letizia tuvieron su primer roce en el 2005, cuando se produjo el bautizo de Irene Urdangarin, la hija de Iñaki y Cristina. Los entonces príncipes fueron al bautizo, pero se negaron a que los padres de Iñaki, José Mari y Claire se quedasen a pasar la noche en el Pabellón del Príncipe. En aquel tiempo, Letizia estaba embarazada de Leonor, y dijo que no porque no se encontraba bien, pues ya estaba cerca de dar a luz. Años después, los Reyes ya no fueron a la comunión de su sobrina, 10 años después: la Infanta Cristina lo consideró una humillación hacia su hija. Sin embargo, su abuela la Reina emérita Sofía, si acudió a la comunión, aunque no don Juan Carlos. 

La venganza de las cuñadas Borbón

Con éstas y otras situaciones en la retina de su rencor, la infantas Cristina y Elena, que se llevan como uña u carne, no desprecian una ocasión para mostrar su unidad contra el polo Zarzuela. Allí tienen además a su madre, la reina Sofía, que sonríe y cumple con Letizia como mandan los cánones (excepto cuando revientan las tensiones), pero que es, no lo olvidemos, la madre que parió a Elena y Cristina, mientras que Letizia es la señora que ha vuelto a su hijo del revés.

Por eso, las infantas se han reunido como una piña cuando Iñaki Urdangarin volvió a la prisión de Brieva (Ávila) el pasado 28 de diciembre, después de pasar las navidades junto a su esposa y sus hijos en Vitoria. No Allí reside la familia política de la infanta.

La infanta Elena ha vuelto a pasar con su hermana la Nochevieja, demostrando que es el único miembro de la familia real que nunca le falla. La escena se ha vuelto a repetir. Después de los cuatro días que han pasado juntos la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin gracias al permiso penitenciario que le concedían tras serle concedido el segundo grado, Elena de Borbón se ha desplazado hasta Vitoria para arropar a su hermana y celebrar juntas la Nochevieja, como ya hizo el año pasado.

Tal como informa Gasteiz Hoy, las hermanas del rey han vuelto a pasar el fin de año con la familia de Iñaki, como hicieron en 2019. Cristina y Elena se han dejado ver envueltas en sus abrigos para protegerse del frío, mientras paseaban por las calles de Vitoria.

Las navidades evidencian la profunda ruptura que existe entre Cristina y Zarzuela desde que le salpicara el Caso Noos. Ni siquiera se dejó ver con su madre doña Sofía ni con los reyes cuando fue a visitar al hospital a su padre, don Juan Carlos, tras ser operado del corazón. 

Pero nunca le ha falla Elena, que se ha convertido en su apoyo más importante no solo de su familia sino de su círculo íntimo. La hermana mayor de Felipe VI y Cristina y es con quien más se la ha visto en los últimos años, demostrando ambas que nada puede separarlas. 

Cristina y Elena se han dejado ver en público en Madrid, en Ávila, en Ginebra y ahora por Vitoria, con la familia Urdangarin y junto a los hijos.







Comentarios 1

#1
03-01-2020 / 11:57
leti
Puntuación 0   A Favor   En Contra

Por lo que parece Letizia no traga a sus cuñadas, ni a sus suegros.

Claro que ellos tampoco se la tragan.

Desde luego,Leti, no debe ser una perita dulce.