elEconomista.es

Iñaki Urdangarin y su fin de año: se come las uvas en prisión tras su permiso navideño

29/12/2019 - 12:25

Iñaki Urdangarin ha disfrutado del privilegio de la libertad para disfrutar junto a los suyos de la Nochebuena y el día de Navidad pero este sábado, cumpliendo con su obligación, llegaba de nuevo a Brieva (Ávila), donde cumple condena.

El ex duque ingresaba en la cárcel unas horas después de que saliera de Vitoria tras disfrutar de cuatro días de permisos que disfrutó junto a la infanta Cristina, sus hijos y el resto de su familia. Urdangarin abandonaba la capital alavesa junto a su mujer, con quien ha pasado momentos muy romántcos, como ya publicamos. Era precisamente la hija de don Juan Carlos quien en la mañana de este sábado conducía la furgoneta en la que viajaba su marido. 

Tras este oasis de libertad, la realidad de la cárcel se impone. El Brieva, las luces se apagan a las 22 horas, con lo que este martes, a medianoche, tendrá que encender su propia lámpara, ya que las normas y loshorarios se mantienen. Eso sí, podrá poner la tele y dispondrá como el resto de las presas, de una bolsita con las 12 uvas. Pero estará solo en su celda y con toda probabilidad, vigilado por un funcionario de confianza.

Lea también - La Navidad de Urdangarin: con la Infanta Cristina, sus hijos y el resto de su familia, en Vitoria

No obstante, en Nochevieja hasta en los centros penitenciarios se hacen excepciones. Por ejemplo, el menú será especial, como ocurre también en Nochebuena y Navidad. El pasado año, primero de su estancia cumpliendo condena, el menú navideño en Brieva se componía de langostinos y turrón. 

No obstante, al ser martes, y a diferencia de lo ocurrido el año pasado, Urdangarin saldrá este día 31, tal y como hace dos veces por semana, para cumplir con su labor de voluntariado en el centro Don Orione, aunque después regresará a Brieva. Y así será salvo cuando obtenga permisos como el que acaba de disfrutar, hasta que consiga el tercer grado y por tanto salga de la cárcel por las mañanas y los fines de semana, para volver a dormir a la cárcel. 

Pero al marido de la Infanta aún le queda algo de tiempo para lograr ese régimen, y además tendrá que cumplir ciertos requisitos, al margen del tiempo de pena que lleva cumplido y de su buen comportamiento en el centro: deberá contar con un domicilio o un empleo que den garantías de su reinserción social. Deberá aportar constancia de que dispone de una casa en Madrid, o a pocos kilómetros de Ávila capital, a seis kilómetros de Brieva.

¿Fin de año en Zarzuela?

Queda la incógnita de dónde pasarán el fin de año doña Cristina y sus hijos, aunque es de esperar que, ahora que Iñaki Urdangarin está encarcelado de nuevo, la infanta se desplace hasta el complejo del palacio de la Zarzuela para cenar con sus padres y comerse las uvas en familia. Sin embargo, de momento no hay noticia de que vaya a ser así. El jueves 2 de enero, Urdangarin deberá salir de nuevo de Brieva para volver a Don Orione y ejercer sus labores de voluntariado, una actividad que ha venido a minorar el aislamiento del ex duque, ingresado (aunque por propia voluntad) en una cárcel de mujeres y en donde él es el único varón preso.







Comentarios 0