elEconomista.es

Felipe, Letizia y el secretismo de sus vacaciones de Navidad, único entre la realeza europea

18/12/2019 - 17:49

Las vacaciones de los Reyes Felipe y Letizia con sus hijas, fuera de agenda, suele ser uno de los secretos mejor guardados del país. El monarca y su mujer estarán fuera del radar público después del día 26 de diciembre.

Lea también - Todo sobre el discurso de Nochebuena de Felipe VI: se ha aplazado su grabación, será "contundente" y hablará catalán

La Navidad ya había llegado al palacio de la Familia Real cuando la Zarzuela hizo pública hace días una foto de los Reyes junto a sus hijas Leonor y Sofía tomada durante su visita a Asiegu (Asturias) el pasado 19 de octubre, que ilustra la felicitación navideña de la Familia Real. En el reino de las redes sociales, la Casa Real aún envía felicitaciones navideñas por correo convencional que cada año llegan a organismos, empresas, publicaciones, hogares y personas concretas. También, lógicamente se cuelgan en la página web (www.casareal.es) y en twitter oficial @casareal para que todo el mundo pueda acceder. No es una felicitación oficial pero se ha convertido en una tradición.

Es el segundo año consecutivo en el que los Reyes eligen una imagen captada en Asturias. Ya lo hicieron las navidades pasadas cuando optaron por una foto de los cuatro en el parque nacional de los Picos de Europa, que habían visitado el mes de septiembre anterior. Entonces quisieron dar relevancia la primera visita oficial de la Princesa al Principado que da nombre al título de heredera de la Corona. Este año, el primero en el que la Princesa de Asturias ha participado en la ceremonia de entrega de los premios que llevan su nombre, se ha elegido una foto de la visita que los Reyes y sus hijas hicieron a Asiegu, elegido Pueblo Ejemplar de Asturias.

Respecto a las fechas navideñas en sí, parece que no hay grandes cambios con respecto a años anteriores. La pasada semana fue la última de trabajo para los Reyes. Salvo por el tema del discurso del Rey.

Y lo cierto es que no fue muy ajetreada. Felipe inauguró hace una semana la XIV reunión de ministros de Asuntos Exteriores del foro de diálogo ASEM (Asia-Europe Meeting); mientras que el martes estuvo presente en la Audiencia a D. Enrique Lores, Presidente y CEO de HP a nivel mundial. La reina Letizia también trabajó la semana pasada. Visitó la exposición 'La otra corte. Mujeres de la casa de Austria en los monasterios reales de las descalzas y la encarnación' en el Palacio Real de Madrid. Tras terminar sus compromisos profesionales, los Reyes están libres de obligaciones, salvo el discurso de Nochebuena que se supone que ya ha grabado el Rey, y después es posible que viajen a su destino (casi siempre secreto) para disfrutar de un descanso alejados de los focos.

Críticas por tantas vacaciones

El año pasado, doña Letizia puso fin a su agenda asistiendo a un acto relacionado con el mundo de la moda el 19 de diciembre (este año su último acto oficial fue el 17 de diciembre) para después desaparecer durante más de dos semanas, hasta el mismo día 5 o 6 de enero, cumpleaños de don Juan Carlos y celebración de la Pascua Militar.

El añso pasado Letizia disfrutó de unas vacaciones de 17 días: desde el 20 de diciembre al día de Reyes. Algo similar ocurrió con don Felipe, que el año pasado tuvo su lista de actos vacía desde que presidiera la cena ofrecida a los galardonados de los Premios Mariano de Cavia, aunque luego vimos al monarca en la televisión en Nochebuena, dando su tradicional discurso, pero, como siempre, en diferido. Y por esos días de asueto, el monarca y su mujer fueron criticados. Incluso se llegó a decir que la pareja Real tenía más vacaciones que sus hijas. No sabemos si este año se tendrán en cuenta esas críticas, máxime pensando que seguimos con un gobierno provisional que no tiene trazas de cerrar acuerdos pre-navideños y que el Rey debería estar pendiente y cerca de Zarzuela, aunque en avión y helicóptero se vuelve en horas casi desde cualquier parte.

En lo institucional, no han faltado críticas por el hecho de que la Corona no estuviera representada en la toma de posesión del entonces nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, el 1 de enero de 2019. Como Príncipe, a Don Felipe le tocó viajar más de una vez en Nochevieja al gigante latinoamericano para representar a España en las correspondientes ceremonias presidenciales. Pero hace cinco años, poco después de la proclamación de Felipe VI, nuestro país sólo estuvo representado en Brasilia por el embajador en la toma de Dilma Rousseff. Aquello generó controversia diplomática. En enero de este año, con Sánchez al frente del Ejecutivo, pero disfrutando igualmente de unas vacaciones inusualmente largas, se decidió que fuera la entonces presidenta del Congreso, Ana Pastor, quien felicitara a Bolsonaro. Claro que eso no genera precisamente un acercamiento ni político ni económico entre ambos países de distintos continentes.

Plan de chicas en familia

El año pasado, la Familia Real aprovechó las fiestas navideñas para hacer una quedada solo de chicas. Y el día antes de Nochebuena, el 23 de diciembre, la Reina Letizia y sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía disfrutaron de un plan cultural: acudieron al Teatro de la Zarzuela con motivo del 40 aniversario del Ballet Nacional. Otros años, y aprovechando sus vacaciones navideñas, los Borbón Ortiz se han dejado ver en público yendo al circo o a ver un musical. Así ocurrió en 2009, cuando llevaron a Leonor y Sofía a un espectáculo de Disney el 13 de diciembre; en 2011 acompañaron a la reina Sofía y a la infanta Elena al Circo del Sol; mientras que al año siguiente vimos a doña Letizia y a las niñas con sus primos en el musical de 'Sonrisas y lágrimas'.

Luego, si nos atenemos a lo que hicieron el año pasado, Los Reyes y sus hijas se escaparán unos días, a partir del 26 de diciembre después de pasar la Nochebuena en el Palacio de la Zarzuela con la familia del Rey y de disfrutar de una comida con la familia de la Reina el 25, día de Navidad. El día 24 y 25, el año pasado lo pasaron en Zarzuela. En Nochebuena se celebró una cena en palacio, y el día de Navidad tuvo lugar una comida en el Pabellón del Príncipe. El primer día, los Reyes coincidieron con la infanta Cristina y sus hijos por primera vez en cinco años, algo que confirmó la infanta Margarita. Este año, con Iñaki Urdangarín fuera de prisión y de permiso en Vitoria con su familia, no se espera a doña Cristina el 24 ni el 25, aunque sí es p osible que vaya a Zarzuela después.

El 25 de diciembre, los Reyes y sus hijas disfrutaron el años pasado de la comida de Navidad en su residencia, junto a familiares de doña Letizia, como su madre, Paloma Rocasolano, y su hermana Telma con su hija, y no es descartable que este año se sumen el ex marido y de la violinista de The Corrs, ahora novio de Telma.

Después de esos días familiares y como ya viene siendo habitual, el rey Felipe VI y doña Letizia han querido blindar con el mayor secreto el destino de sus vacaciones invernales, para pasar el Fin de Año junto a sus hijas en un destino desconocido, probablemente dentro de España, que continúa sin desvelarse. No sería de extrañar que se decantaran por una estación de esquí, puesto que es de sobra conocida la afición del actual jefe del Estado por este deporte invernal (no tanto de la Reina). De hecho, no sería la primera vez que se escapan a la nieve en sus vacaciones privadas. No faltan voces que consideran que sería un gesto muy adecuado que los Reyes volvieran a esquiar en Baqueira, como hacía tradicionalmente la Familia Real, tanto para mostrar así su apoyo al turismo nacional como por el hecho de regresar a Cataluña -en este caso, al Valle de Arán-. Lo contrario se interpreta como un triunfo del boicot de Torra.

En cualquier caso, cuando se habla de don Felipe y doña Letizia y vacaciones siempre surge el mismo desencuentro. Casa Real considera que eso pertenece al ámbito privado y nunca ofrece información acerca de dónde se encuentran los Reyes y sus hijas, y si llega una información, tampoco la confirman o la desmienten.

Familia Real frente a "Royals"

Esta estricta línea divisoria que Zarzuela traza entre el ámbito de lo público y lo privado, contrasta con las formas de hacer de otras monarquías de tradiciones más asentadas en las que prima una política de menor opacidad informativa. Así, mientras las familias reales de Suecia Noruega y Dinamarca han facilitado a los medios documentales de tinte doméstico de las Navidades de sus "royals", en España sólo hemos tenido escasas noticias oficiales del quehacer de nuestros Borbones. La familia real noruega o la danesa se dejan ver siempre en la Misa de Navidad y acostumbran a pasar estas fechas en sus residencias oficiales de invierno. La soberana danesa y sus hijos presiden, además, la recepción de gala a las autoridades políticas el mismo 1 de enero, por lo que sus vacaciones duran unas jornadas.

No hay que olvidar que son fechas con un importante componente religioso y en muchos casos los monarcas europeos, como Isabel II, son también jefes de sus respectivas Iglesias nacionales. La soberana británica reúne a toda su prole en Sandringham (aunque este año faltan el duque de Edimburgo, hospitalizado a sus 98 años, y Harry y Meghan, en Canadá). Y a lo largo de las Navidades se deja ver en varios actos religiosos en la iglesia local, incluida la Misa de Navidad a la que acude toda la familia. También Carlos de Inglaterra vuelve a su trabajo nada más concluir el día de Año Nuevo. En cuanto a la familia real rumana, siempre se reúne en Savarsin, donde aprovechan estas fechas para acudir a actos solidarios. En Japón, la familia imperial preside la recepción de Año Nuevo cada 2 de enero y miles de personas se concentran ante el Palacio Real para aclamar al emperador, que les saluda desde el balcón.

Urdangarin marcará la pauta

Por su parte, don Juan Carlos y doña Sofía pueden encontrarse este año con una tesitura complicada con su familia. El año pasado la cita en Zarzuela con sus hijos fue el 24 de diciembre. Unos planes que en esta ocasión pueden no salir adelante sobre todo tras conocerse que Iñaki Urdangarín disfruta ya del primer permiso de su condena de 5 años y 10 meses de prisión por el Caso Nóos. Un permiso de cuatro días fuera de la cárcel, concedido por la Junta de Tratamiento del Centro Penitenciario y que ha usado para viajar a Vitoria, donde vive la familia de Urdangarín, para estar rodeado de sus hermanos y sobrinos. El año pasado, la infanta Cristina y sus hijos se sentaron en la mesa junto a sus padres, don Juan Carlos y Sofía, su hermano Felipe y su cuñada Letizia, por primera vez desde 2014. .

Lea también - El rey Felipe y la infanta Elena protagonizan una tremenda bronca por el 'despendole' de Victoria Federica

La noche de Reyes y el cumpleaños de don Juan Carlos

El 5 de enero es el 82 cumpleaños del rey Juan Carlos. El pasado año, Felipe y Letizia fueron los grandes ausentes de la jornada, ya que tan solo acudieron las infantas Elena y Cristina y la Reina doña Sofía. ¿Acudirán este año? Será el día 6 de enero, donde tendrán que acudir a la tradicional Pascua Militar en el Palacio Real.

El pasado año tras esa cita, acudieron a casa de los padres de la Reina para que sus hijas recibieran los regalos de los abuelos maternos. La tarde del 6 de enero, los Reyes y sus hijas acudieron a casa del padre de Letizia, Jesús Ortiz, donde merendaron el típico roscón de reyes (de los otros reyes, los Magos) y disfrutaron de los regalos que Melchor, Gaspar y Baltasar dejaron bajo el árbol del abuelo materno. Por cierto, Felipe y Letizia son reyes, pero el día de Reyes también tienen regalos. Felipe VI y la reina Letizia son fieles a la Navidad, y también reciben algunos obsequios por estas fechas. Sin embargo, su exposición pública impide que esos presentes se puedan ocultar con tanto celo como los de otras familias. De hecho, en 2017, el regalo de la reina se hizo público porque algunos periodistas cazaron al rey Felipe comprándolo, el día 23 de diciembre en un centro comercial de Pozuelo de Alarcón (Madrid), situado a poco menos de seis kilómetros del palacio de La Zarzuela, unos 15 minutos en coche.







Comentarios 0