elEconomista.es

Alba Carrillo sufre depresión: medicada, con migrañas y al límite

16/12/2019 - 8:56

Alba Carrillo ya no puede más: el divorcio de Feliciano López, la batalla judicial contra Fonsi Nieto por la custodia de su hijo, su ruptura sentimental con el ingeniero David Vallespín y la inestabilidad laboral le han pasado factura de la peor de las maneras: una depresión que le produce terribles migrañas.

Alba Carrillo decidió participar en Gran Hermano VIP por necesidad económica (ella misma confesó que el padre de su hijo le estaba "ahogando" con las demandas por la custodia de Lucas) pero su estado anímico, desde luego, no era el mejor para afrontar el encierro: "Por temas de mi vida personal pasé la primera parte del concurso muy triste. Me gustaría explicar muchas cosas y no puedo, son cosas del exterior y no puedo. Lloro de rabia y de impotencia porque no puedo hablar como me gustaría", dijo la modelo este domingo entre lágrimas. "He tenido una depresión y han tenido que darme aquí mayor dosis aquí". 

Lea también: Alba Carrillo revela la curiosa afición de Thibaut Courtois cuando pajareaba con él

Alba, cuya depresión le provoca fuertes migrañas, confesó este domingo que intentó fingir y ocultar su enfermedad pero no fue posible: "Me he intentado reír, salir por la tagente, bromear por ocultarlo pero he pasado una depresión. He estado verdaderamente triste, lo sabe la psiquiatra".

Ingresada en la clínica López Ibor

No es la primera vez que la ex de Feliciano López lucha contra esta enfermedad. En febrero de 2017, Alba confesó que había estado ingresada en la clínica psiquiátrica López Ibor de Madrid (en la que estuvieron José Fernando Ortega y Raquel Mosquera, entre otros) durante un par de días porque, según contó, tocó fondo durante su matrimonio con el tenista. A partir de aquel momento, Alba comenzó un tratamiento psiquiátrico y psicológico que todavía mantiene y que, como es habitual en estos casos, atraviesa sus altibajos.

Una batalla contra Fonsi Nieto

El problema que más afecta a Alba en estos momentos es la batalla judicial que mantiene abiertamente contra Fonsi Nieto, el padre de su hijo Lucas. Desde que naciera, el pequeño de ocho años ha vivido con su madre en Madrid y disfrutado de un régimen de visitas con su padre, cuyo trabajo como piloto de carreras y DJ le impedía tener una residencia fija. Hace algo más de un año, el sobrino del fallecido Ángel Nieto se casó con Marta Castro y estableció su residencia en la capital, adoptando una vida más estable, momento en el que solicitó la custodia compartida del niño. Ella lo dejó claro: "No voy a ceder la custodia de mi hijo".

Su batalla contra Fonsi no solo le ha mermado el ánimo sino también la economía: "Necesito dinero. El padre de mi hijo me está ahogando con las demandas", dijo hace unos meses.

Y eso no es todo. Alba arrastra deudas con Teresa Bueyes, que la defendió en su proceso de divorcio con Feliciano López. La letrada dijo que la modelo le debía 8.000 euros.







Comentarios 0