elEconomista.es

Cayetano Rivera no estará este año con Carlos de Inglaterra e Isabel Presyler

7/12/2019 - 9:26

La tormenta mediática protagonizada muy a su pesar por Cayetano Rivera, tras la salida a la luz de su encuentro londinense con una amiga, no tiene nada que ver con la ausencia del diestro este año en el encuentro de Porcelanosa con el príncipe Carlos de Inglaterra, aunque sí el escándalo sexual que afecta a la monarquía británica.

Por primera vez en muchos años, el heredero al trono que ostenta Isabel II no celebrará su habitual cita navideña con el grupo de invitados españoles que encabeza Isabel Preysler. Porcelanosa, la empresa valenciana de cerámicas, que cuenta con el príncipe de Gales como mejor aliado mediático, es quien convoca a un selecto grupo de celebridades españolas, como Cayetano Rivera, y otros famosos españoles liderados por Isabel Preysler, grupo al que se añadía últimamente por Mario Vargas Llosa.

Lea también: Susanna Griso: "Tenemos más datos sobre la amiga de Cayetano Rivera"

Estos encuentros suelen celebrarse en Dumfries House, una espectacular mansión en Escocia que el heredero británico ayudó a conservar, evitando que cayera en manos privadas que buscaban especular con un edificio cargado de historia.

En 2018, esta cita navideña del hijo mayor de la reina Isabel II con sus amigos españoles se cambió al mes de octubre por una gran fiesta en Buckingham Palace, para celebrar los 70 años del futuro monarca británico.

Según ha podido confirmar Informalia con responsables de prensa de Clarence House, la residencia oficial del príncipe, "el calendario de Su Alteza Real de este mes de diciembre está repleto de actos oficiales y no figura ninguna cita con la empresa Porcelanosa y sus invitados españoles".

Una respuesta que diplomáticos españoles acreditados en Londres atribuyen a la complicada situación de la monarquía británica, después del escándalo que vive el príncipe Andrés. Nadie olvida que el duque de York y tercer hijo de la reina ha arrastrado a su familia a una situación muy desagradable tras descubrirse sus encuentros sexuales con una menor, contratada, como otras jóvenes, por el pedófilo americano Jeffrey Epstein.

Estas fuentes aseguran que la monarquía británica y la propia reina, tocadas por el escándalo, han facilitado que el príncipe de Gales tome las riendas de la situación, apartando a su hermano de la vida pública y apareciendo como el rey en la sombra, cada día con más presencia en actos institucionales, como la reciente cumbre de la OTAN en Londres.

Otras nueva polémica se añadía estos días a la figura del duque de York, implicado en un nuevo escándalo, esta vez financiero. Según la prensa británica, en sus viajes oficiales como embajador comercial del Reino Unido, el príncipe Andrés aprovechaba para hacer negocios propios con amigos financieros, abusando de su posición privilegiada y de información confidencial.

En estas circunstancias, añaden estas mismas fuentes, es probable que el príncipe Carlos no considere oportuno aparecer en esos encuentros con Porcelanosa y otras empresas privadas, criticados a veces por medios británicos. Esas firmas comerciales donan mucho dinero a las organizaciones benéficas del príncipe, a cambio de su presencia en una fiesta, intercambio que para algunos no deja de ser una promoción publicitaria, poco acorde con un futuro rey.







Comentarios 0