elEconomista.es

La identidad de la amiga de Cayetano Rivera, al descubierto: así es la abogada canaria Karelys Rodríguez

4/12/2019 - 15:58

Este miércoles han salido a la luz las imágenes de las que se llevaba hablando en los medios más de una semana. En las mismas, aparece Cayetano Rivera junto a una misteriosa mujer en Londres. Horas después de la publicación de las instantáneas, ya se conoce quién es la acompañante del diestro. Se trata de una abogada canaria llamada Karelys Rodríguez, afincada en Londres, a quien conoce desde hace ocho años.

Lea también - Salen a la luz las imágenes de Cayetano Rivera en Londres con una mujer

Karelys ejerce de abogada en la capital inglesa, ciudad dónde se tomaron las polémicas instantáneas. Rodríguez hizo sus pinitos como modelo, pero finalmente prefirió especializarse en el mundo del Derecho, estudios que compaginó con su trabajo como relaciones públicas en una discoteca de Madrid. La joven también es influencer y muestra sus últimos modelos y viajes en las redes. Además, como buena aficionada al fitness, luce cuerpazo en Instagram.

La amiga del marido de Eva González es muy familiar y, cuando encuentra hueco en su apretada agenda, viaja hasta Madrid para disfrutar de la compañía de su madre y sus hermanos.

La relación de amistad entre Cayetano y Karelys es tal que incluso ella ha ido a verle torear en varias ocasiones, siempre permaneciendo en primer plano y evitando aparecer juntos, según ha desvelado ABC. Aunque se conocen desde hace ocho años y se han visto varias veces, no se siguen en las redes sociales ni comparten 'Me gustas'.

Francisco Rivera, hermano del torero, también ha aclarado la relación de ambos y ha asegurado que solo son amigos. También ha rechazado que las imágenes supongan la ruptura del matrimonio: "Por supuesto que no", sentenciaba contundente en Espejo Público.







Comentarios 1

#1
04-12-2019 / 20:11
in
Puntuación 8   A Favor   En Contra

Es lo que tiene ser famoso. Echas una canita al aire, y los periodistas ávidos de chismes te masacran.Qué riqueza espiritual da el anonimato.