elEconomista.es

El dilema de Iñaki Urdangarin: si pasa la Navidad en Zarzuela, se come las uvas en prisión

3/12/2019 - 12:30

Iñaki Urdangarin desea celebrar las navidades en familia y para ello ya ha solicitado un permiso penitenciario que le permita estar seis noches y siete días fuera de la prisión, el máximo permitido. Dadas las condiciones de dicho permiso, el marido de la infanta Cristina solo podrá pasar una de las dos noches grandes (Nochebuena y Nochevieja) en familia; la otra será en prisión.

El cuñado de Felipe VI, que ha superado el primer cuarto de su condena al llevar en prisión más de 530 días, está a la espera de que la junta de tratamiento de la prisión se pronuncie y el juez de Vigilancia Penitenciaria le ratifique el primer permiso. Si se lo otorgan, el cuñado de Felipe VI podría pasar la Navidad junto a su familia, aunque para tomarse las uvas tendría que regresar a la soledad de su celda, pues no puede pernoctar fuera de prisión más de seis noches seguidas.

En el caso de ser denegado, el exjugador de balonmano podrá presentar un recurso, pues por su condena le corresponden un total de 36 días al año fuera de prisión y ya reúne los requisitos para empezar a disfrutarlos. 

Lea también: ¿Separan los reyes Felipe y Letizia a la princesa Leonor de su prima favorita, Irene Urdangarin?

En cuanto a Cristina, todo apunta a que se trasladará desde Ginebra a Madrid con sus hijos para arropar a su marido en estas fechas tan señaladas pues, obviamente, él no puede salir de España. 

Además, todo parece indicar que el yerno del rey alcanzará más pronto que tarde el ansiado segundo grado, pues ya ha cumplido con muchos de los requerimientos necesarios: ha cumplido la cuarta parte de la condena de cinco años y diez meses a los que le condenaron; su conducta en la cárcel de mujeres en la que pasa los días ha sido correcta; y ha pagado la multa impuesta por su implicación en el caso Nóos. Para alcanzar el tercer grado tendrá que esperar hasta la próxima primavera.

Lea tambiénDoña Letizia y la reina Sofía hacen la pelota en el Rastrillo a los jefes de Urdangarin

No es el único permiso que le han concedido en este tiempo. Su primera salida se llevó a cabo gracias a la autorización del juez de Vigilancia Penitenciaria de Ávila, que aceptó su petición para asistir al hogar religioso de Don Orione, en Pozuelo de Alarcón (Madrid), dos veces por semana como voluntario. La decisión fue respaldada por la Audiencia Provincial de Ávila, que rechazó el recurso de la Fiscalía.







Comentarios 0