elEconomista.es

Cuando Fran Rivera pidió perdón a Eugenia por serle infiel (pero no evitó la ruptura)

3/12/2019 - 12:17

El comunicado emitido por Cayetano Rivera ante los rumores difundidos desde Telecinco sobre una posible infidelidad en su matrimonio, no deja duda sobre el daño que estos comentarios pueden hacer en su matrimonio con Eva González y en el hijo de ambos, un menor de poco más de un año.

El torero, que esos días lidiaba en plazas de Perú, manifestaba sobre las consecuencias de esas manifestaciones que le estaban "creando una situación muy dolorosa" para su familia.

Lea también: Cayetano Rivera demandará a Mediaset por insinuar que ha sido "desleal" a su mujer

No es la primera vez que las alusiones a presuntas aventuras sentimentales de los hijos mayores de Carmina Ordóñez y Paquirri dañan gravemente su matrimonio. Cuando se hizo pública la separación de Eugenia Martínez de Irujo y Fran Rivera en 2002, después de tres años y medio de casados, el torero y la duquesa de Montoro también emitieron un comunicado confirmando el fin de su matrimonio y en el que pedían "el mayor respeto posible a nuestra privacidad en estos momentos difíciles durante el plazo que duren los trámites de separación".

Pero los rumores estaban ahí y circulaban por todo Sevilla desde hacía muchos meses y, por otra parte, tanto Eugenia como su madre, la duquesa de Alba, ponían en privado (y no tan en privado), nombre y apellido a la mujer que podría haber vivido una larga aventura amorosa con el torero. De quien hablaban era de Maya García Coronas, una atractiva aristócrata sevillana, unos años mayor que Francisco, cuya familia es propietaria del hotel Doña María, situado a pocos metros de la Giralda. Carmina llegó a decir fases como ésta: "La infidelidad en un hombre es normal". Cayetana, además de Eugenia (la única que vive para confirmarlo), decía que aquel era el lugar donde Francisco se encontraba con ella, hermana de Celia García Corona, la segunda esposa de Manuel Prado y Colón de Carvajal, uno de los mejores amigos del rey don Juan Carlos y quien administraba la fortuna del monarca. Manolo Prado, apodado El Manco, como le conocía todo el mundo, pasó un tiempo en la cárcel de Sevilla  antes de su muerte, por motivos económicos, sintiéndose abandonado por la Casa Real.

Lea también: Eva González y Cayetano Rivera viven 'separados' su crisis más dolorosa

Maya García Coronas también emitió en su momento un comunicado para hacer frente a los rumores de su posible aventura con el torero: "Ante la publicación de artículos referentes a mi persona en diferentes medios de comunicación escritos y de comentarios y reportajes realizados en diversas emisoras de radio y televisión en los que se pretende relacionarme con Francisco Rivera Ordóñez, niego con toda firmeza y contundencia dicha relación y como consecuencia de ello, afirmo que los artículos, comentarios y reportajes antes aludidos no tiene ningún fundamento y carecen de toda verosimilitud".

Pero sus palabras llegaban demasiado tarde y no amenazaban con demandas o querellas a los medios que hablaban sin tapujos de su presunta relación con el hijo de Carmen Ordóñez. En la intimidad, Carmina, la duquesa Cayetana y la propia Eugenia daban por cierta la relación, cada una defendiendo o acusando a los protagonistas de la historia, según sus simpatías y afectos personales y familiares.

El caso es que Francisco Rivera acabó pidiendo perdón públicamente a Eugenia, sin especificar el porqué, y el matrimonio acabó en irremediable separación y posterior nulidad eclesiástica, a pesar de que fruto de su amor nació Tana, Cayetana Rivera Martínez de Irujo.  Fran pidió público perdón a su mujer pero Eugenia le exigió no sólo arrepentimiento, sino propósito de enmienda.

Fran Rivera y Eugenia anunciaron su separación en marzo de 2002. "Como todo el mundo sabe, las cosas no empezaron a ir bien por intromisión de terceras personas por parte de Fran, según mi hija. Yo ahí ni entro ni salgo, pero lo cierto es que Fran le pidió perdón muchas veces y ella no quiso perdonarle, de tan herida que se sentía", contaba la duquesa de Alba en una entrevista.

Que Fran reconociera de forma pública haber sido infiel a su esposa en innumerables ocasiones, o que declarara que seguía siendo, y sería, la mujer de su vida no sirvió para evitar la ruptura. Perdones y arrepentimientos aparte, España entera vio al hermano de Cayetano Rivera mantener noviazgos de diversa duración con Teresa Altolfi o una joven Carla Goyanes. La duquesa de Alba, igual que parte del público, confió durante un tiempo y a pesar de estos amoríos en una hipotética reconciliación entre su hija y el torero. "Con todo, espero que alguna vez sus caminos se vuelvan a encontrar, porque sigo pensando que aún se quieren", declaró. Después de varias novias como Blanca Martínez de Irujo (prima hermana de su ex María Eugenia), Cecilia Gómez, Elisabeth Reyes y la cantante Rebeca, Fran terminó casándose con Lourdes Montes por lo civil en 2013, en Ronda, en la famosa "boda de las chisteras". Diez meses después, ya con la nulidad de su primer matrimonio, Fran y la abogada-diseñadora consagraron su unión ante Dios, aunque esta segunda vez el hijo de Paquirri no se casó en la Catedral de Sevilla sino en la Iglesia de la Hermandad de la Esperanza de Triana.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.