elEconomista.es

Scarlett Johansson habla de sus fracasos amorosos: "No comprendía lo que era el matrimonio"

29/11/2019 - 16:07

Scarlett Johansson ha abierto su corazón aprovechando la promoción de su nueva película, Historias de un matrimonio. La actriz ha recordado cómo fue el suyo con el actor Ryan Reynolds, su fracaso amoroso con Romain Dauriac, padre de su hija, y también su relación con Woody Allen, a quien defiende de las acusaciones de haber abusado, supuestamente, de su hija de siete años: "Es mi amigo".

Hay tres hombres importantes en la vida de Johansson: sus dos maridos y el director que la catapultó al éxito. El primero, Ryan Reynolds, se cruzó en el camino de la actriz en 2007. Un año después sellaron su amor y tras dos primaveras juntos anunciaron su divorcio: "En realidad no comprendía bien lo que era el matrimonio. Creo que, de algún modo, le di una visión demasiado romántica. Ahora es una cuestión diferente de mi vida. Me siento en mi lugar en el mundo, capaz de tomar decisiones más activas. Creo que estoy más presente de lo que estaba antes", ha dicho la protagonista de Vicky Cristina Barcelona en Vanity Fair.

En lo referente a su segunda separación, del periodista francés Romain Dauriac, Johansson ha señalado que "la idea de crear una familia, construirla y trabajar en ella me gusta. Creo que sería fantástico, siempre lo he querido. También lo quise en mi matrimonio con el padre de mi hija. No era la persona adecuada pero me gusta esa idea".

La protagonista de Lost in translation, que está prometida con Colin Josttambién ha dado su opinión sobre el director Woody Allen, que arrastra desde hace años unas acusaciones por presuntos abusos a su hija de siete años y cuyas demandas fueron desestimadas por falta de pruebas: "Él forma parte de mi vida. Yo no sé más cosas que los demás, solo que tengo mucha cercanía con Woody. Es mi amigo".

Lea también: La raja de la falda de Scarlett Johansson revoluciona el festival de Venecia

En cuanto a su título como la mujer mejor pagada de Hollywood, Scarlett ha asegurado que "es maravilloso porque me da la posibilidad de no sentirme obligada a trabajar constantemente. Puedo tener tiempo. No tener que coger un trabajo porque necesito mantenerme, como básicamente todo el mundo en la industria tiene que hacer. Sé cómo funciona... Así que es genial. Es un lujo, un lujo enorme".







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.