elEconomista.es

¿Perdonará Ágatha Ruiz de la Prada a Luis Miguel Rodríguez después de mandarle a paseo?

28/11/2019 - 12:44

La reina del diseño, Ágatha Ruiz de la Prada, le ha dicho al rey del desguace, Luis Miguel Rodríguez, hasta aquí hemos llegado, según declaraciones del Chatarrero en exclusiva a Informalia.

¿La causa?: ha sido visto y fotografiado en actitud muy cariñosa con la actriz Marcia Di Lele, novia del hijo de Isabel Pantoja hace diez años. Una vez más, la historia de la infidelidad (aunque aquí no haya sido infidelidad) ronda la vida de la diseñadora. Lo que cambia es el macho alfa.

Ágatha fue abandonada en su día por su marido y padre de sus dos hijos, Pedro J. Ramírez, que la dejó para casarse con otra mujer de la que se había enamorado. Pero antes, ella había perdonado al periodista algún desliz durante sus más de 30 años de relación. 

El miércoles por la tarde, apenas unas horas después de publicarse en Lecturas las imágenes de LuisMi besándose con otra, hablamos por teléfono con el empresario. Nos dijo lo que ya publicamos: que Ágatha le había mandado a paseo, y todo lo demás. Luis Miguel Rodríguez sabía que hablaba para Informalia, que lo que decía era para publicarse y nos dio esas declaraciones que entrecomillamos. Y no cambiamos ni una coma, como sabe nuestro interlocutor.

Este jueves, una reportera de Espejo Público decía que había hablado con él y que le negaba que hubiera hablado con nadie. Mentira. Para empezar LuisMi había hablado con la propia reportera del matinal de Susanna Griso, además de para otros medios, aparte de Informalia. Decía LuisMi que no había concedido ninguna entrevista... Pues habló, y sabiendo que hablaba para que se publicaran sus declaraciones. 

Otra cosa es que, como suele hacer LuisMi, luego se acongoja, y dice que no ha hablado. A lo mejor es que quiere que Ágatha le perdone y es verdad que han roto pero el ve posibilidades de que la cosa vuelva a su cauce. ¿Perdonará sus deslices como hizo con su anterior pareja para que luego beba de su mano? ¿O la relación con el que fuera dueño de 'Desguaces La Torre' se ha ido al garete definitivamente? Si echamos la vista atrás, recordamos que después de décadas juntos, con boda de por medio, fue el director de El Español el que sustituyó a Ágatha por la abogada Cruz Sánchez de Lara, para casarse poco después con ella. Veamos cómo reacciona en este caso la diseñadora.

La tentación vive al lado

Ágatha Ruiz de la Prada y Luis Miguel Rodríguez empezaron su noviazgo de la manera más discreta posible en mayo del 2018. Hay quien dice que en la entrega de los Bombines de San Isidro, celebrados en los salones del hotel Eurobuilding y que allí Luismi le pidió el teléfono a Ágatha y días después la invitó a los toros. Otros sitúan el flechazo en el cumpleaños de la abogada Teresa Bueyes, buena amiga del empresario y también de Ágatha.

Sea como sea, tras un breve periodo de secretismo en su relación, la pareja comenzó a posar en público en varios actos relacionados con el mundo de la moda, donde mostraron su gran complicidad. Durante este año y medio, parecía que todo iba bien entre una pareja que en principio, y aunque sólo sea por su imagen exterior, parecía del todo imposible.

Lea también - Exclusiva: Ágatha Ruiz de la Prada rompe con Luis Miguel Rodríguez

Siempre ha habido rumores de ruptura y de infidelidades por parte de Luismi, un seductor incorregible, pero la pareja seguía adelante, viajaba junta – cosa que él apenas hizo con su anterior pareja, Carmen Martínez Bordiú - asistían a eventos donde Ágatha recogía premios (esta misma semana parecían muy acaramelados en los premios de la revista Vanity Fair)… hasta que otro devaneo ha puesto al chatarrero contra las cuerdas.

Porque ésta no es la primera vez que se deja seducir por los encantos femeninos. Durante este tiempo se han cruzado por su camino varias "tentaciones" en las que ha ido cayendo sin hacerles asco y Ágatha disculpándole. El desliz con la hispano italiana Marcia di Lele, achuchones incluidos en un lugar público, no es el primero (y hay quien asegura que tampoco será el último) al que sucumbe Luismi.

Él ha declarado a Informalia que cayó en una trampa. "Ha sido una sinvergonzada de esa individua, que seguramente ha llamado a un fotógrafo para hacer esas fotos (publicadas en la revista Lecturas), que ni me acuerdo de cuándo son", asegura. Una "individua" que se hizo famosa interpretando por las discotecas, en 2009, el tema de la Pantoja Se me enamora el alma, mientras mantenía relaciones con Kiko Rivera, el hijo de la folclórica.

Pero las fotos que han aparecido en la revista semanal este miércoles se las han tomado recientemente y aunque Luismi asegura que no quiere tener nada que ver con Marcia, para no enfadar a Ágatha, lo cierto es que la pasión que desprenden las imágenes, los besos, cómo le agarra él por la cintura, sin querer soltarla… no corresponden con sus declaraciones. En su día, Di Lele, profirió frases tan polémicas y representativas en televisión como "Gracias a Dios yo sé poner a un hombre cachondo". Y con Rodríguez damos fe de que lo ha conseguido. Claro que Luismi tampoco sabe resistirse a los encantos femeninos.

Ésta no es la primera vez que Agatha Ruiz de la Prada, ex de Pedro J. Ramírez, está en una tesitura con su hasta ahora pareja. Hace apenas unos meses, el pasado enero, Rodríguez fue fotografiado junto a Silvia Fominaya en una actitud parecida, motivo por el que se especuló con una posible infidelidad y posterior ruptura. A pesar de todo, la diseñadora decidió sobreponerse y seguir adelante con la relación.

En mayo de este año, hace apenas cinco meses, se repetía la jugada. En una fiesta de cumpleaños que daba su buena amiga, la abogada Teresa Bueyes en el restaurante 'La Chalana' del madrileño Paseo de la Castellana, Luismi llegó solo y nada más entrar en el reservado del piso inferior, donde se celebraba la cena, se fijó en una atractiva morena que resultó ser colombiana y que acabó compartiendo con él su plato de arroz con leche y ella misma le metía la cucharilla en la boca. Pero todo eso se lo ha ido perdonando la marquesa de Castelldosríus hasta ahora.

El chatarrero tiene imán

Empresario, padre y seductor para muchas mujeres. Así es Luis Miguel Rodríguez, apodado 'el Chatarrero' por ser el dueño de 'Desguaces Latorre' en Torrejón de la Calzado, apodo con el que se refieren a él y no le gusta nada. Hace unos años dejó de estar en el anonimato. Su nombre comenzó a tener presencia en titulares y portadas de los medios del corazón cuando salió a la luz su relación con Carmen Martínez-Bordiú, nieta de Franco. Desde ese momento se le ha vinculado con otras mujeres de reconocimiento público, aunque la más conocida por su aspecto tan dispar al de él es Ágatha Ruiz de la Prada.

Lea tambiénEl novio de Ágatha Ruiz de la Prada, pillado besando con pasión a una ex de Kiko Rivera en plena calle

Sin embargo, la lista es más larga. "Soy incapaz de ser fiel, es verdad. Es que así soy. Me gustan las mujeres. Nunca lo he ocultado, aunque no soy ningún mujeriego", declaraba hace un tiempo en LOC. Y es que alguien capaz de llevar a la indómita Ágatha Ruiz de la Prada a desayunar en la barra de una churrería de Torrejón de la Calzada, o de regalarle una garrafa de aceite en lugar de una joyita, merece un análisis como mínimo.

"Me encanta cómo recicla este tío", le ha piropeado la 'ex' de Pedro Jota. "Dejé de ser libre cuando me enamoré de él, no antes", se sinceró ante las cámaras Carmen Martínez Bordiu, amor del desguazador entre el 2013 y el 2017, cuando lo cambió definitivamente por un 'toy boy' australiano. Y el caballero es de los que provocan celos. "Yo me iba a dormir y Luis Miguel se iba con sus amigas", se dolió la nietísima de Franco, que en un arrebato hasta llegó a tirar un cuadro. "Le he dicho que no vuelva a coger a nadie por la cintura y me lo ha prometido", reveló Ágatha después de que él pasara su brazo alrededor del talle a la televisiva Silvia Fominaya, 'ex' del chef Sergi Arola.

Luismi es estrábico, nada refinado –es hijo de agricultor, trabaja desde los 15, empezó en una cabaña–, pero todas dicen de él que es muy simpático y, además, generoso (siguió pagando el piso a Martínez Bordiú después de partir peras). Lo cierto es que su 'punch' como donjuán no tiene rival. Se le atribuyen galanteos con Simoneta Gómez-Acebo, sobrina del rey emerito Juan Carlos; Bárbara Rey, con quien salió hasta que ella –dicen– le pidió un préstamo; Raquel Rodríguez, del dúo Las Mellis; la empresaria María de Mora, la simpar Antonia Dell'Atte y hasta la baronesa Thyssen.

Hasta ahora, Ágatha Ruiz de la Prada le ha ido cubriendo con frases como "le divierte ver a una tía". ¿Hasta ahora?

Un vídeo sexual unió más a Ágatha y Pedro J

Ágatha sabe lo que es perdonar una infidelidad. Baste recordar lo que tuvo que soportar la marquesa de Castelldosríus cundo todo España vio aquel famoso vídeo sexual en el que estaba implicado el entonces flamante director del diario El Mundo que era su pareja. Han pasado más de dos décadas desde que salió a la luz el escándalo. Un vídeo en el que el entonces todopoderoso periodista, Pedro J. Ramírez salía con la prostituta Exuperancia Rapú practicando la sodomía con ropa interior femenina roja y él, enfundado en un corpiño. Una cinta grabada desde el agujero de un armario que no se veía bien. A todas las redacciones del país llegó la cinta, un penoso chantaje, dicen, de la dirección del PSOE contra quien destapó el escándalo del terrorismo de Estado en el caso de los GAL.

La infidelidad sexual sin embargo, no rompió entonces la pareja Ágatha-Pedro J. La diseñadora no tuvo empacho alguno en explicar, años después de separarse, cómo lo vivió ella. Se explayó tanto en el programa televisivo Sábado Deluxe como en El rincón de Risto Mejide. "No me separé, me porté fenomenal. Él no me lo contó. Yo no entendía nada. Sospechaba que había cámaras en mi casa. Yo como 'señora de' me enteré porque me mandaron una ensaimada a mi casa con un vídeo dentro. Lo vi un poco, pero no entero. Ya lo hablaba toda España, no lo hablé con Pedro. Le perdoné. Esas cosas o te separan o te unen. Pedro J. le dio muy bien la vuelta a la tortilla y yo estuve a su lado. Le defendí en público en la Cope de una forma bastante bonita y Pedro me lo agradeció mucho. A mí me vino muy bien a la larga. Saqué provecho. Se acojonó tanto que se portó mucho mejor. Me dijeron que sin mí, Pedro estaría muerto".

Lea tambiénÁgatha Ruiz de la Prada y Luismi tienen una bronca porque él no se viste como ella quería

Y abundaba en la convicción de que fue una trampa que los enemigos políticos de Pedro J en esa época le habían tendido: "Es una putada que le hicieron y yo sé muy bien quién se la hizo. En esa época teníamos como enemigos a Felipe González... El grupo El País estuvo metidísimo en eso. Juan Luis Cebrián estoy convencidísima. Como les conocía mucho a todos estos, enseguida vi la jugada", relató.

La historia no terminó con final feliz para la diseñadora. Pedro J. acabó dejando a Ágatha por su actual esposa, a los pocos meses de haber contraído matrimonio. Él sigue siendo director de diario, ahora de El Español y aquí no ha pasado nada. Su hija Cosima lo justificaba así en Vanity Fair en 2018, al tiempo que declaraba su bisexualidad: "Me parece cruel, patético y retrógrado que te juzguen por tu sexualidad. En España son muy cotillas y muy reprimidos. Ya es bastante difícil encontrar pareja, ¿por qué limitarse a una sexualidad?". Sobre el matrimonio lo tiene claro: "Es útil como institución económica. Puedes tener un gran amor y no casarte. Mis padres estuvieron juntos durante 30 años y fue al casarse cuando fastidiaron las cosas".

Claro que la separación de sus padres le "pilló por sorpresa", cuya ruptura vino provocada por la aparición de una tercera persona en la vida del periodista, la abogada Cruz Sánchez de Lara. "Estas cosas son siempre desagradables. Pero me ha sorprendido el morbo que ha despertado. Con todas las cosas interesantes y revolucionarias que han hecho mis padres, me temo que esta es una de las menos extraordinarias", se lamentaba la joven en la publicación mensual.

Cosima, que define a su madre como una mujer "muy emocional, que no tiene filtros. Y eso es maravilloso. Pero también pasa de un extremo al otro muy rápidamente y no siempre se rige por la lógica", siempre se posicionó al lado de su madre en esa ruptura, sin menospreciar a su padre. Para Ágatha sólo tenía palabras de compasión cuando se produjo la separación: "Espero que se le pase el disgusto y que se dé cuenta de lo muchísimo mejor que vamos a estar todos. Ella es más divertida y más moderna que mi padre y se ha tenido que parar de muchas maneras y adaptar a los ritmos de él".

Lo que no sabemos es cómo reaccionará ahora que el infiel es Luismi y encima no es de la familia. Ágatha, en cualquier caso, tiene la última palabra. ¿Volverá a perdonar al chatarrero o le echará de casa definitivamente?







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.