elEconomista.es

Jorge Javier Vázquez reconoce sus problemas con el alcohol y recuerda sus fotos "borracho"

27/11/2019 - 10:38

Jorge Javier Vázquez se ha sincerado y ha hablado de su experiencia personal con el alcohol. El presentador ha confesado que comenzó a beber de manera asidua cuando empezó a salir por los bares de ambiente gay y que después lo utilizaba como "ansiolítico" en la época en la que su ritmo en televisión era frenético. También ha dicho que no lo dejará de forma definitiva.

Lo de beber nunca lo ha llevado de cuna. "En mi casa nunca ha bebido nadie. Mi padre era de Bitter Kas sin alcohol –no sé si lo habría con–. Y cuando venían visitas a almorzar se abría una botella de vino de manera excepcional. Yo no hice botellón en mi vida. Es más: aún viviendo en un barrio tan complicado como San Roque, jamás vi que los chavales de trece o catorce años bebieran. A lo sumo, un cigarro, cigarro a secas, y eso ya estaba muy mal visto", ha recordado en su blog de Lecturas.

El conductor de Gran Hermano VIP ha confesado que comenzó a beber para superar sus problemas sociales. "Comencé a beber copas –gin-tonics, para ser más exactos– cuando empecé a salir por el ambiente gay. Como me daba ansiedad entrar a un bar, nada más traspasar el umbral, me dirigía a la barra y me pedía una copa. Solo así lograba calmar el nerviosismo que me producía estar rodeado de homosexuales como yo", ha escrito.

El televisivo ha confesado que ya bebía por beber, sin ganas: "Luego, ya la segunda o la tercera copa me la tomaba por aburrimiento, porque no me gustaba la música, porque no encontraba con quién ligar o porque el que me gustaba pasaba de mí. Lo lógico hubiera sido que me volviera a casa".

Lea también - Jorge Javier Vázquez se cachondea de sus kilos de más con esta foto: "Se acerca la Navidad"

Jorge Javier tenía la esperanza de encontrar el amor en una de esas noches: "Pero para la noche siempre he sido inasequible al desaliento: pensaba que una sorpresa aparecería en el último instante y sería tan placentera que me haría olvidar las horas pasadas dando tumbos entre la pista de baile y la barra. Por lo general, la sorpresa no aparecía y volvía a casa solo y desamparado. Y borracho.", ha confesado.

También recurrió al alcohol durante los años en los que no salía de los platós de la televisión, aquellos que lo han convertido en uno de los rostros más emblemáticos y cotizados de Telecinco: "Durante los años en los que el trabajo ocupó la mayor parte de mi tiempo, usé el alcohol como ansiolítico. Era tal el nivel de adrenalina que soportábamos en los platós que llegaba el fin de semana y nos desmadrábamos. Fue una época divertida, no nos vamos a engañar. Nos iba bien y, luego, lo celebrábamos en almuerzos que se alargaban hasta bien entrada la noche, o en cenas que terminaban en desayunos", ha recordado.

Pero el presentador de Sálvame ya no está para esos trotes: "Hay una edad que el cuerpo aguanta lo que le echen y tiene muy buena prensa estar permanentemente con una copa en la mano y despertarse con una resaca", decía Vázquez, que recordaba las imágenes que algunos le tomaron "borracho": "Me lo he pasado muy bien por la noche. Existen numerosísimos testimonios gráficos en los que se me ve incluso dormido en el sofá de una discoteca. La gente se fotografiaba delante de mí como si fuera un animal de una especie en extinción".

"Muchas personas me envían esa fotografía para avergonzarme, pero la realidad es otra: vergüenza debería haberles dado a esas personas que no tuvieron la delicadeza de despertarme", alegaba antes de recordar: "Ya me dice mi madre: 'Ay, Jorge, es que yo no quiero que bebas para que no se rían de ti'. Y ahora, a mis 49 años, he pensado en lo importante que es reírse con uno y no de uno. Eso y el miedo".

Lea también - Jorge Javier Vázquez, aterrorizado ante su nueva operación: "Voy a hacer testamento y dejar todo bien atado"

El comunicador renunció casi por completo al alcohol cuando rompió la relación con su ex, Paco: "Con mi ex, bebíamos a diario y lo disfrutábamos muchísimo. Cuando nos separamos, me dije que para qué, y no me costó renunciar al alcohol". Además, unos análisis detectaron que Jorge Javier no metaboliza bien el alcohol: "De ahí que a veces tenga unas lagunas de memoria tremendas. Mis amigos creen que les miento, pero si yo bebo una noche, al día siguiente no me acuerdo de muchas cosas".

Aunque ha asegurado que está pensando en dejarlo de lado, no descarta tomarse una copita con sus amigos de vez en cuando. "Ya no bebo en los sitios por aburrimiento. Pero yo he bebido y lo seguiré haciendo. Cada vez menos, porque ya no me sienta bien y porque no me gusta despertarme con dolor de cabeza. Pero no digo yo que de vez en cuando me apetezca brindar con mis amigos porque estamos vivos", ha concluído.







Comentarios 2

#1
27-11-2019 / 13:03
Puntuación 3   A Favor   En Contra

Vergüenza a este pajaro...... Misión imposible, en su código genético no venía!

#2
27-11-2019 / 17:14
Puntuación 3   A Favor   En Contra

Si tu padre se avergonzaba de tu condición sexual cuando eras pequeño, menos mal que el pobre no tuvo que presenciar tus excentricidades y excesos posteriores......