elEconomista.es

¿Leía Franco las cartas de amor de don Juan Carlos? Sí y le corregía las faltas

25/11/2019 - 20:38

Hubo un tiempo en el que no había teléfonos móviles y hacer seguimientos de la vida de los demás era más difícil, pero no imposible y mucho menos para el dictador. ¿Qué hacia Franco fisgoneando la relación epistolar de su sucesor a la jefatura del Estado y en concreto sus cartas de amor? ¿Leía Franco las cartas de amor del rey Juan Carlos? Sí y le corregía las faltas ortográficas.

Nos lo cuenta José Bono, exministro de Defensa y expresidente del Congreso de los Diputados, en su nuevo libro titulado Se levanta la sesión ¿Quién manda de verdad. En él, cuenta historias y anécdotas realmente sorprendentes, como el día en que Francisco Franco corrigió a Juan Carlos de Borbón las faltas ortográficas en una carta de amor dirigida a miss mundo.

"Cuando era guardiamarina, llegó a Lima y se encaprichó de miss Universo, una guapísima ciudadana peruana". El rey le contó que al embarcar en el Juan Sebastián Elcano le escribía largas cartas todos los días y en Panamá se las entregó a un compañero para que las llevase al correo de la embajada. "Una vez que regresé a España, fui a saludar a Franco, y el general me dijo: "Alteza, hay que mejorar en ortografía, he visto muchas faltas en sus escritos", cuenta Juan Carlos.

Lea también: Don Juan Carlos habla del día que disparó a su hermano Alfonso: "Éramos muy cómplices"

"Cuando me intenté justificar, Franco me respondió que no era una falta aislada, sino muchas, recordándome las ofensas al diccionario que se contenían en las cartas que dirigí a la peruana", continúa el hoy rey emérito, según la versión de Bono. Por último, Juan Carlos I admitió que pasó vergüenza. "No he perdonado que el cónsul de España hiciera llegar aquellas cartas a Franco".







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.