Actualidad

El príncipe saudí Mohamed bin Salman no dice dónde está la princesa Basmah de Arabia

¿Dónde está la princesa Basmah de Arabia Saudí?, se preguntan medios de todo el planeta. Lo último que se sabe de la princesa saudí es que fue detenida cuando intentaba viajar de urgencia a Suiza, para un tratamiento médico. Sus allegados temen lo peor, y demandan respuestas.

La princesa Basmah bint Saud bin Abdulaziz Al Saud es una de las pocas personas pertenecientes a la realeza saudí que ha luchado a favor de causas humanitarias. Deutsche Welle decía hace una semana que podría estar bajo arresto domiciliario en Riad sin que pesen cargos formales en su contra. A pesar de que su familia se ha mantenido en contacto con ella, la princesa Basmah no puede hablar abiertamente debido a que sus comunicaciones son observadas, según una fuente cercana a ella citada por la radio pública alemana, una fuente que no se identifica "por razones de seguridad".

La princesa Basmah había exigido hace tiempo reformas constitucionales en su país, así como mejores políticas humanitarias en Arabia Saudí. Su supuesto arresto domiciliario, junto con el de su hija, se produce en un momento en el cual las críticas han enfadado a la persona que dirige el país, el príncipe heredero Mohamed bin Salman. Sí, es él.

El nombre les suena porque a él señalaron todos los dedos cuando fue salpicado muy directamente por el escándalo del asesinado de  Jamal Khashoggi, periodista saudí y columnista de opinión de The Washington Post. A su alrededor se suceden, además de este asesinato de la embajada de Arabia Sudí en Estambul, encarcelamiento e intimidación de los críticos y de algunas personas pertenecientes a ramas de la familia real díscolas con el poder. Mohamed bin Salman es además el príncipe al que los principales líderes mundiales saludan en los foros internacionales, y él mismo y su familia se lleva muy bien con la Familia Real española. Es el dueño de casi una quinta parte del petróleo que consumimos.

Lea también: Lindsay Lohan, señalada como amante del príncipe heredero de Arabia Saudí, Bin Salman

Por cierto que las autoridades saudíes no han querido dar su versión de los sucedido cuando se lo ha solicitado Deutsche Welle y evitaron responder a las solicitudes de entrevista hechas por la radio pública alemana.

Exámenes clínicos y sospechas

Según la fuente consultada por el medio que ha realizado la investigación, la princesa Basmah fue detenida en marzo de este año bajo la sospecha de querer huir del país, acompañada de su hija mayor de edad, a fin de someterse a un tratamiento médico en Suiza. Desde entonces, las autoridades saudíes no han respondido a las solicitudes de información sobre el lugar donde se encuentra la princesa.

Documentos analizados por el citado medio muestran que la princesa Basmah tenía permiso para viajar por avión desde Yeda el pasado 18 de diciembre, acompañada por su hija, para atención médica urgente a cargo de su doctor en Suiza. Leonard Bennett, un abogado estadounidense que organizó su evacuación, aseguró a Deutsche Welle que el avión de la princesa no recibió la autorizacióm para despegar y a ella no se le permitió salir. Dos meses después, según Bennett, "la princesa desapareció del mapa, nadie sabía dónde estaba. Temimos lo peor." Tras varios intentos de contactarla, "ella reapareció, pero sonaba como una persona tomada como rehén", agrega el abogado.

La bitácora del avión indica que el vuelo tenía como destino Ginebra. Sin embargo, la ruta iba a pasar por Turquía, visto como país hostil por la casa real de Riad, y por eso despertó sospechas, afirma Bennett. Recordemos una vez más lo sucedido en Estambul al columnista de The Washington Post, un asesinato, el de Jamal Khashoggi, que sigue sin resolverse.

Buscando respuestas

"Se realizó una investigación para determinar si las acusaciones de una supuesta fuga eran ciertas. Pero, pese a que dicha investigación ya ha concluido, no ha habido respuesta", dice la fuente cercana a la princesa Basmah. "Se comprobó que todo era información falsa, pero aún no sabemos por qué la princesa se encuentra detenida." Un amigo y socio de la princesa, que tampoco quiere ser nombrado, confirmó que Basmah está desaparecida desde marzo, pero asegura que la familia real debe conocer su paradero. "Un par de fuentes afirman que no creen que 'el número uno' (Bin Salman) sepa de este asunto. Pero yo no estoy de acuerdo. Creo que sí lo sabe y queremos saber cuál es su posición al respecto. ¿Por qué se encuentra detenida?". El príncipe heredero, que  era muy activo en Twitter, dejó de usar la red social a finales de febrero, fecha en la que su cuenta deja de tyener actividad, con una sola excepción: una serie de mensajes religiosos publicados en julio. También ha aparecido en los medios norteamericanos tras ser relacionado con la actriz Lindsay Lohan, que reconoce su amistad con el saudí, como ya contamos en Informalia.

Princesa incómoda

Madre de cinco hijos, la princesa Basmah comenzó a escribir en medios saudíes en 2006. Desde entonces se convirtió en empresaria y en una voz pública a favor de reformas en su país. Tras su divorcio, en 2011, se mudó a Londres entre 2010 y 2011. En la capital británica, aparecía con frecuencia en foros internacionales en los que criticaba la corrupción, la desigualdad y la necesidad de políticas humanitarias en las teocracias de la península arábiga. También abogó por reformas constitucionales para limitar los poderes de la policía religiosa, y para ver los derechos de las mujeres consagrados en las leyes de Arabia Saudí.

Mohamed Bin Salman (34), el príncipe saudí con el que don Juan Carlos I y su hijo, Felipe VI, se han reunido en más de una ocasión, fue señalado en la investigación internacional por la muerte del periodista Jamal Khashoggi. Una relatora de la ONU culpó a Arabia Saudita y al heredero del asesinato.

Recordemos que Jamal Khashoggi, columnista del Washington Post, murió asesinado en octubre de 2018 dentro del Consulado de Arabia Saudí en Estambul. El crimen fue llevado a cabo por agentes al servicio del Estado, de los que se especuló que actuaban por orden de Mohamed Bin Salman. Sin embargo, las autoridades saudíes negaron este hecho, quitando toda responsabilidad al amigo del don Juan Carlos. 

Meses después de aquello, la relatora especial de la ONU, Agnes Callamard, responsabilizó a Arabia Saudi del "asesinato extrajudicial" de este periodista saudí. La experta presentó un informe en el que pedía a la ONU que interviniera en el asunto.

En este informe, Callamard argumentaba que "existen pruebas creíbles que justifican una mayor investigación sobre la responsabilidad individual de altos funcionarios saudíes, incluido el príncipe heredero". Desde la ONU, han lanzado un comunicado en el que se respalda el informe de la experta: "La relatora especial ha concluido que Khashoggi fue víctima de una ejecución extrajudicial, deliberada y premeditada, de la que el Estado de Arabia Saudí es responsable de acuerdo con la ley internacional sobre derechos humanos".

Arabia Saudí, a través de su ministro de Exteriores (Adel al Jubeir) expresó su malestar mediante su cuenta de Twitter: "Nada nuevo [...] (el informe) Contiene claras contradicciones y acusaciones sin fundamento que ponen en duda su credibilidad".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin