elEconomista.es

Irene Montero podría enfrentarse a una multa, una inhabilitación o la expulsión de Podemos por la demanda de su escolta

22/11/2019 - 17:19

Las consecuencias de una demanda por abuso de autoridad con un empleado pueden ser terribles para un miembro de Podemos. Así lo estipula su Código Ético, que pone contra las cuerdas a Irene Montero, recientemente demandada por parte de su escolta por, supuestamente, recibir un "trato discriminatorio", entre otras cosas.

El partido liderado por Pablo Iglesias, pareja de Irene Montero, tiene un Código Ético que propone severos castigos para aquellos miembros que no lo respeten. Dicta, entre otras cosas, que los cargos públicos del partido deben "dar un trato humano y digno a la ciudadanía", así como "rechazar comportamientos autoritarios" hacia las personas que estén bajo su responsabilidad. Y añade: "Todo cargo público de Podemos tiene el deber y la obligación de denunciar a la Justicia las ilegalidades que se encuentre durante el ejercicio de su cargo (...) Los miembros de Podemos que tengan responsabilidades laborales deberán trabajar para garantizar el respeto de los derechos de las personas que están bajo su responsabilidad (...) Deberán evitar situaciones de discriminación, fomentar la igualdad y promover un clima laboral de respeto". Lo contrario sería considerado una "infracción muy grave" por parte del órgano regulador interno.

Entre los 'castigos' que propone el Reglamento de la Comisión de Garantías de Podemos se encuentran un apercibimiento escrito, a una sanción económica, la suspensión temporal de afiliación, la inhabilitación temporal por un periodo no superior a cuatro años o, incluso, la expulsión de Podemos.

Lea también: Pablo Iglesias e Irene Montero contratan una puericultora privada por cien euros la noche

Este miércoles, Ok Diario publicó la demanda que una escolta ha interpuesto contra Irene Montero, para la que ha trabajado dos años. Según el documento, la número dos del partido la obligaba "de manera recurrente" y fuera de horario a hacer de recadera para ella y sus hijos, llevar y traer amigos y familiares hasta su casa de Galapagar o encargarse del mantenimiento de la vivienda y la mecánica de los vehículos particulares de la pareja.

Además, la trabajadora afirma que Montero le encomendaba tareas personales, como adquirir productos de parafarmacia y droguería para bebés o hacer la compra en el supermercado, llevarle la cena a casa desde Madrid o incluso "comprar comida para los perros". También le pedía que adelantase el comienzo de su jornada laboral para "calentar el habitáculo del coche".

Lea también: Irene Montero, demandada por su escolta por obligarle a hacer de recadera, mecánica y chófer de la familia

La demanda ha sido interpuesta en el Juzgado de lo Social número 3 de Madrid, aún debe ser admitida a trámite. Si Montero y su ex empleada no llegan a un acuerdo, tendrían que verse las caras en un juzgado. De ser considerada culpable, la mujer de Pablo Iglesias podría tener serios problemas en el seno de su partido.







Comentarios 4

#1
23-11-2019 / 00:47
barrabas
Puntuación 6   A Favor   En Contra

Podria ser que algun dia pasara........ Cuando las ranas crien pelo

#2
23-11-2019 / 01:30
marquesa
Puntuación 11   A Favor   En Contra

No sirvas a quien sirvió.

La marquesa ya ha tocado sillón y ya no es lo que pregonaba.

#3
23-11-2019 / 17:44
PGB PGB
Puntuación -1   A Favor   En Contra

Todo esto "presuntamente" ¿no? porque ni tan siquiera ha sido juzgado aun.

#4
25-11-2019 / 09:18
ANALISTA DE HECES
Puntuación 0   A Favor   En Contra

ECHEMINGAS ES UN ESCREMENTO

Y ESTA PUE RCA YA NI TE CUENTO


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.