elEconomista.es

Arturo Valls demanda a Rocío Monasterio por reformar su 'loft' sin licencia

21/11/2019 - 17:19

Se avecinan nuevos problemas con la Justicia para Rocío Monasterio. El presentador Arturo Valls ha demandado a la dirigente de Vox por reformar un piso sin licencia, según cuenta El País. El cómico contrató a la arquitecta para que convirtiera un local comercial en una vivienda y las obras se llevaron a cabo sin los permisos necesarios.

Todo comenzó en 2005, cuando Valls buscaba piso por Madrid y contactó con el estudio Rocío Monasterio Asociados, donde le recomendaron adquirir el polémico inmueble. Se trataba de un viejo local comercial de 100 metros cuadrados situado en el barrio madrileño de Lavapiés. Tanto Rocío como su marido, Iván Espinosa de los Monteros, le aseguraron que podía convertir el bajo comercial en vivienda, tal y como asegura el demandante.

El visado se produjo el 3 junio de ese mismo año en el Colegio Oficial de Arquitectos Técnicos y Aparejadores de Madrid. En dos de los planos de este bajo de 100 metros cuadrados aparece la firma de la propia Monasterio, que aún no tenía el título de arquitecta.

Lea también - Sara Sálamo atiza a Rocío Monasterio tras su ataque a los animalistas y a la activista Greta Thunberg

El 3 de junio de ese 2005 solicitaron la licencia para comenzar las obras, pero el trámite se archivó hasta tres años después "al no haber aportado en el plazo concedido la documentación preceptiva", según consta en la respuesta del Ayuntamiento dirigida al estudio de Monasterio.

Después se pidieron licencias para cambio de uso de local a vivienda, pero Rocío Monasterio se desentendió de nuevo de los procedimientos y los requerimientos municipales. Las peticiones fueron archivadas por desistimiento en 2008, 2011 y 2018. Mientras tanto, se hizo la obra sin los permisos necesarios.

Lea también - Espinosa de los Monteros y Rocío Monasterio se salen con la suya: los técnicos de Urbanismo dan luz verde a su chalet

En la actualidad, el bajo sigue catalogado como "local comercial-tienda" y no como vivienda, pese a que en la web del estudio de Monasterio se aseguraba que era ya un lugar habitable. Esta información fue borrada de Internet la semana pasada, después de que Arturo Valls presentase la demanda. la semana pasada, después de que Arturo Valls presentase la demanda.







Comentarios 7

#1
21-11-2019 / 22:03
Sarkasmus
Puntuación -12   A Favor   En Contra

Que extraño? Ningún voxonaro comentando esta noticia!!

#2
21-11-2019 / 22:08
in
Puntuación 24   A Favor   En Contra

¿Y de los EREs no se habla?

#3
21-11-2019 / 22:39
psoe ladro..nes
Puntuación 18   A Favor   En Contra

Seguro que la secta está una semana entera hablando del tema.

#4
22-11-2019 / 01:10
JonS
Puntuación -13   A Favor   En Contra

¿Pero bueno, no eran estos de Vox los que lo daban tooooddddoooo por España ?. ¿Y ahora convertidos esta pareja, estos Bonnie & Clide en unos vulgares estafadores. Vaya de qué gente te rodeas, Fachabascal !. Claro que tu no eres mucho mejor. Parecen de la Mafia de Palermo, unos Tommasso Buscetta o Gaetano Badalamenti cualesquiera.

#5
22-11-2019 / 05:47
Puntuación -10   A Favor   En Contra

Estos son unos estafadores muy españoles y solo españoles!!!!

#6
22-11-2019 / 05:50
Puntuación -9   A Favor   En Contra

Yo no contrataría los servicios de esta tía ni para hacer la caseta del perro.....

#7
22-11-2019 / 19:40
Puntuación 0   A Favor   En Contra

Vamos a ver en qué queda esta demanda. Igual pasa como con lo de las licencias de su chalet, y se quedan en simples ganas de uno de la zeja, de meter el dedo en el ojo donde no hay ojo.

Robo-estafa de la pesoe en los EREs : 115.000 millones de pesetas. Eso es robar, otros casos se quedan en simples hurtillos.


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.