elEconomista.es

Isabel Pantoja se queda sin voz cinco años después de entrar en prisión

21/11/2019 - 11:22

Este jueves se cumplen cinco años desde que la tonadillera entrase por primera vez en la prisión de Alcalá de Guadaíra, donde cumplió una condena de dos años por blanqueo de capitales. Un lustro después, Isabel Pantoja afronta unos problemas bien distintos: su madre tiene una salud muy delicada, sus hijos no se hablan y ella se ha quedado sin voz.

¿Será el frío? ¿Serán los disgustos? ¿Será la edad? Sea como fuere, la tonadillera no puede hablar en estos momentos, mucho menos cantar. Así se lo ha hecho saber este miércoles a la prensa a la salida de la casa de su hijo, Kiko Rivera, a través de gestos. Pantoja deberá cuidarse con mimo las cuerdas vocales si quiere seguir recibiendo ofertas para regresar a los escenarios: por el momento, nada hasta el 2020. Según lo publicado, las pretensiones económicas de la cantante han llevado al fracaso todas las negociaciones y proyectos sobre la mesa y, por el momento, lo único que se mantiene vigente es su contrato de larga duración con Mediaset, su principal fuente de ingresos para hacer frente a su deuda con Hacienda.

Lea también: Isabel Pantoja, desesperada: su deuda con Hacienda asciende a 2,5 millones de euros

A pesar de su afonía, Pantoja ha indicado a los reporteros que se encuentra bien y que se alegra de que sus hijos estén intentando reconciliarse después del distanciamiento que han sufrido estos meses y que les ha llevado, incluso, a retirarse la palabra. La cara se le ha entristecido al escuchar el nombre de su madre, doña Ana, muy delicada de salud tras sufrir un ictus y que, a juzgar por el lenguaje gestual y corporal de Pantoja, está regular.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.