elEconomista.es

Liberto Rabal: de 'chico Almodóvar' a trabajador de Ikea en Madrid

18/11/2019 - 12:51

La vida de Liberto Rabal, sobrino de la actriz Teresa Rabal y nieto del recordado Paco Rabal, ha dado un giro. A sus 44 años, el que fuera uno de los actores más prometedores en la década de los 90 está completamente alejado de los focos y se gana la vida como dependiente en un establecimiento de Ikea en el centro de Madrid.

Allí Liberto, que fue nominado al Goya como Mejor Actor Revelación en 1997, atiende a los clientes con mucha profesionalidad y don de gentes, según El Mundo. 

Lea tambiénDescubierto el actor que interpretará al Príncipe Eric en La Sirenita

El actor tiene en la sangre el mundo de la interpretación y con tan solo ocho años se puso por primera vez delante de las cámaras con un pequeño papel en Los Santos Inocentes. Dos años después apareció en una película que dirigió su padre, Benito Rabal, El hermano bastardo de Dios, pero fue en la década de los 90 cuando le llegaron los papeles más importantes.

En 1995, Liberto apareció en la película Así en el cielo como en la tierra, de José Luis Cuerda, y en 1996 encarnó a su primer papel protagonista en el Tranvía a la Malvarrosa, de José Luis García Sánchez. Por esta última consiguió una nominación a Mejor Actor Revelación en los Goya, un galardón que le arrebató Fele Martínez.

Rabal se convirtió en un chico Almodóvar cuando protagonizó Carne Trémula, en la que también aparecen estrellas de la talla de Ángela Molina, Penélope Cruz o Javier Bardem. En la televisión nacional se le pudo ver, en el año 2009, en la serie diaria Amar es para siempre. También ha probado suerte en el mundo del teatro, pues en 2014 apareció en la obra Una vida robada, junto a su abuela, Asunción Balaguer. 

Pero Liberto no es el único actor que rozó la gloria y vio cómo se escapaba de entre los dedos. Aaron Guerrero, Eduardo García Martínez o Sofía Nieto también tienen historias parecidas. Guerrero interpretó al pequeño Chechu en Médico de Familia y también a uno de los hermanos de Ana y los 7, Nando. Años después, volvió a la televisión para saltar desde los trampolines de Mira quién salta, en Telecinco. Actualmente, es el dueño de dos restaurantes madrileños.

Lea tambiénEl actor Hugo Silva propone construir un aquapark en el Valle de los Caídos

Eduardo García Martínez interpretó a uno de los personajes más queridos de Aquí no hay quien viva al dar vida al mítico Josemi, el hijo de Juan y Paloma Cuesta. También estuvo en los primeros capítulos de La que se avecina, aunque pronto se alejó de la televisión para centrarse en su carrera como rapero, cuyo tema Los burlaos se hizo rápidamente viral en Internet. Su hermana en la ficción, Sofía Nieto (Natalia en Aquí no hay quien viva), dejó atrás el mundo de la interpretación para dedicarse a su gran sueño: las matemáticas. Se licenció en la Universidad Autónoma de Madrid y ahora es profesora universitaria. 







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.