elEconomista.es

Iñaki Urdangarin, a diez días de la libertad gracias a su primer permiso penitenciario

18/11/2019 - 12:10

El marido de la infanta Cristina está a punto de cumplir un cuarto de su condena (5 años y 10 meses) en la cárcel de Brieva, Ávila. Lo hará el próximo 28 de noviembre y entonces podrá solicitar su primer permiso penitenciario. Iñaki Urdangarin vuelve a casa aunque, de momento, solo 36 días al año.

El yerno del rey Juan Carlos reúne todos los requisitos para obtener el permiso penitenciario: haber conseguido el segundo grado, haber cumplido un cuarto de condena, tener un informe de buen comportamiento y un domicilio de referencia donde quedarse. Con todo esto, Urdangarin podrá por fin reunirse con los suyos lejos de la cárcel, aunque de momento tiene restricciones: el permiso penitenciario consiste en 36 días repartidos en dos semestres, es decir, 18 días cada seis meses. Solo puede coger siete días seguidos como máximo y, por supuesto, no puede salir del país, por lo que será su familia la que se traslade desde Ginebra para encontrarse con él.

Lea también: Urdangarin se sincera con sus compañeros de voluntariado y les habla de su relación con la infanta Cristina

Una vez esté en la calle, Urdangarin debe facilitar en prisión un domicilio de residencia, que en su caso es el de su hijo Juan. El hijo mayor de los ex duques de Palma alquiló un piso en Madrid hace unos meses para posibilitar el permiso de su padre, aunque el encuentro familiar podría tener lugar en un lugar mucho más discreto y amplio.

Urdangarin entró en prisión el 18 de junio de 2018 y salió, por primera vez, el 19 de septiembre de 2019, cuando el juez le concedió un permiso especial para realizar un voluntariado en el Hogar Don Orione. Iñaki acude al centro dos días por semana y, durante ocho horas, ayuda a los miembros en las tareas de fisioterapia y rehabilitación, dado su pasado como deportista. Según el director del centro, es un voluntario aplicado, educado y muy agradecido.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.