elEconomista.es

Carmen Borrego responde a los estilistas que le acusaron de prepotente: "Los voy a denunciar"

18/11/2019 - 12:07

Carmen Borrego está que trina. Mientras su relación con los compañeros de Sálvame está prácticamente rota, le salen otros frentes. La guerra con los estilista José y Fran, que le acusaron de prepotente y falta de humildad, no ha hecho más empezar.

Borrego ha tenido duras palabras para los dos profesionales que se atrevieron a tacharla de "prepotente". "Esos estilistas, por llamarles de alguna forma, como profesionales han quedado estupendamente. No creo que ninguna clienta quiera ir a unos señores que son capaces de decir las cosas que han dicho cuando a mí me están diciendo otras".

La hija de María Teresa Campos, no se anda con bromas: los va a denunciar, dice. "Quiero que sepan, desde aquí (el programa Viva la Vida) que mañana (por este lunes) tendrán puesta una denuncia. Por primera vez voy a tomar acciones legales porque no puede ser que cualquiera pueda venir a un programa a insultarte y a decirte cosas que no son ciertas. Entonces por aquí ya no voy a pasar", ha aclarado.

Los dos estilistas habían contado que tuvieron una mala experiencia con Carmen Borrego cuando trabajaba en Sálvame. Criticaron que durante una sesión de maquillaje y peluquería la maquilladora tuviera que marcharse llorando: "Nos fuimos con muy mal sabor de boca". Sus estilistas cuentan que Borrego les explicó que ella es quien realmente sabe de televisión. "Ella es polifacética, entiende de todo y lo hace todo. Maquillaje, moda, peluquería, todo. Todo, menos hablar cuando se sienta en un plató".

"Trabajar con Carmen es muy difícil porque no llegas a pillarle el punto ni a entenderla". Los estilistas manifiestan que su comportamiento despreciativo y altanero es por "venir de la familia de la que viene".

Quizá sea esta forma de ser, que no es nueva, lo que ha provocado la ruptura de ella y el equipo de Sálvame. "Entendemos perfectamente que sus compañeros no la traguen, no solo por la actitud que tiene y lo prepotente que es, sino porque realmente sí habla de ellos".

Ellos explican cómo fue un cambio de vesturario: "Ella hacía el mínimo esfuerzo, nosotros teníamos que ir a cambiarla, a vestirla, a desvestirla, que no se le estropease el pelo. Todo. Ella es Carmen Borrego, ella no podía agacharse ni a ponerse un zapato".

Tan mal sabor de boca ha dejado que afirman rotundamente que es la única persona con la que no volverían a trabajar. "No recomendaríamos a ninguno de nuestros compañeros que trabajase con ella. No nos merece la pena, ni a nadie de la profesión".

Y se despidieron con un consejo para Carmen Borrego: que sea más humilde. "Ella puede tener una gran trayectoria y ser hija de quien quiera, pero hay que ser más humilde".







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.