elEconomista.es

Isabel Pantoja y su padre, acusados de estafar a su descubridor musical

18/11/2019 - 10:11

Miguel Aller, agente musical, supuestamente descubrió el talento de Isabel Pantoja mientras actuaba, con tan solo 14 años, sobre un tablao flamenco de Mallorca llamado Los Rombos. Con él habría firmado su primer contrato musical, en el que acordaban grabar su disco debut. Sin embargo, la tonadillera y su padre, Juan Pantoja, incumplieron el contrato y se esfumaron "con 5.000 pesetas en el bolsillo", según denuncia ahora Miguel Ángel, el hijo del representante.

Aller sucumbió ante los encantos de la joven folclórica y dio los primeros pasos para ficharla: "Le llamó mucho la atención Isabel Pantoja. Así que habló con su padre para grabar un disco. Juan Pantoja, que también era conocido como Chiquetete de los Gaditanos, quiso aprovecharse y dijo que sí, pero con la condición de que a él también le grabasen otro disco. Y así ocurrió", cuenta a la revista Pronto Miguel Ángel.

Lea tambiénChabelita denuncia a un amigo de Isabel Pantoja por llamarla puta

El contrato se firmó el 20 de octubre de 1970 y se vendieron hasta 1.000 copias del disco: "Mi padre le dio un anticipo de 5.000 pesetas de aquellos tiempos en concepto de adelanto por los royalties. ¡Era mucho dinero para 1970", rememora.

El hijo del agente asegura que Isabel y su padre se largaron con ese dinero cuando comenzaron a promocionar el disco: "Mi padre tenía muchos contactos y muy buenos con locutores de radio, y le pidieron que llevara a Isabel Pantoja para que cantara en directo, y la sorpresa fue que se habían esfumado con las 5.000 pesetas en el bolsillo. La noche de antes de la entrevista se fueron del hotel y se subieron a un barco sin decir nada", explica.

Desde ese momento, Isabel no volvió a tener contacto con el representante, pese a los intentos por parte de este: "Mi padre se sintió engañado y traicionado. Intentó varias veces hablar con esta gente, y nada. No hicieron ni caso. De hecho ella a veces presume contando 'Hubo un disco que grabé cuando era joven...', pero nunca nombra a mi padre ni cuenta la verdad, que desaparecieron con el dinero que él les dio", declara.

Lea tambiénIsabel Pantoja y su hija dan un tímido paso para una difícil reconciliación

A pesar de la supuesta estafa, el hijo de Miguel Aller explica que su padre no emprendió acciones legales contra ellos porque ni Isabel ni su familia tenían dinero: "Fíjate que el propietario del tablao mismo no se fiaba de ellos y, después de cada actuación, les requisaba bajo llave los trajes de flamencos y los guardaban bajo llave para que no se los llevaron (...) Los Pantoja no tenían dinero, tenían muchas deudas. Quizás por eso se fueron sin decir nada".

Con el paso de los años y viendo el éxito de la tonadillera, el representante se mantuvo firme en su decisión de no demandarla porque "el abogado le dijo que le iba a costar mucho dinero reclamarlo". No obstante, sí intento volver a hablar con ella en repetidas ocasiones: "Le escribió varias veces, la última poco tiempo antes de fallecer, pero ella siempre dio la callada por respuesta. Lo que me da rabia es que no admitió nada más. Y a mí ahora me sabe mal verla presumiendo de todo sabiendo el pasado que tiene. Pero vamos, que yo tengo en mi poder el contrato", sentencia.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.