elEconomista.es

María Patiño, a Carmen Borrego: "Aquí no hay ninguna guerra"

16/11/2019 - 14:13

Desde que Carmen Borrego cerró las puertas de Sálvame, su relación con el programa y con los colaboradores ha ido de mal en peor. La hija pequeña de María Teresa Campos decidió alejarse de los platós después de su paso por Sálvame Okupa, programa en el que recibió un tartazo de Pasayin que le llevó a urgencias.

Enfada y molesta con los que fueran sus compañeros, sus últimas declaraciones han vuelto a revivir los problemas del pasado. La exclusiva de Carmen Borrego hablando de los colaboradores de Sálvame no sentó nada bien a María Patiño. La periodista y presentadora decidió hacer un alegato donde dejaba clara su opinión: "Nada más te puedo decir, que eres cobarde, mentirosa y que has estafado porque has dado a entender que gente de este equipo te quiso hacer daño físico y moral con intención".

Unas declaraciones que llevaban después del claro ataque de Carmen Borrego a Patiño en Viva la vida: "Para hablar de honestidad hay que tener todo muy limpito, María Patiño". Días después, la presentadora ha utilizado su espacio en Socialité para aclarar que no tiene ningún problema personal con Carmen, es todo profesional: "Yo soy periodista y hablo de las exclusivas, personalmente no tengo nada que decir. No os habéis enterado de nada, todo lo que dije el otro día tenía que ver con la exclusiva que concedió".

Y María recalca: "Aquí no hay ninguna guerra, hay una periodista que opina de los contenidos que genera Carmen Borrego". Aun así, en su programa se han podido escuchar el testimonio de los dos estilistas que trabajaron con ella en su sección en Sálvame: "Con Carmen es imposible trabajar", y añadían: "Su actitud fue de desprecio, como si fuésemos suficiente para aconsejarla".







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.