elEconomista.es

Mónica Naranjo dice que quiere conocer a Santiago Abascal y se lía en Twitter: "¡Hipócrita!"

15/11/2019 - 13:19

La cantante está de promoción con su nuevo disco, Renaissance, y sabe que no hay mejor publicidad que hacer un poco de ruido. Mónica Naranjo ha concedido varias entrevistas a los medios estos días y sus declaraciones han puesto patas arriba las redes sociales: dice que el patriarcado no existe, que le encantaría comer con Santiago Abascal y que Miguel Bosé sería un estupendo ministro de Cultura: "Me va a matar por decirlo, pero me da igual".

A sus 45 años, con 25 de carrera y recién divorciada de Óscar Tarruella, Mónica Naranjo no le tiene miedo al qué dirán y por eso no tiene pelos en la lengua para hablar de los temas más espinosos del momento. Por ejemplo, de Vox y su líder, Santiago Abascal: "Tengo amigos a los que adoro que han votado a Vox y si tú respetas mis ideales yo respeto los tuyos. Me encantaría comer un día con Abascal para preguntarle qué ha pasado en su vida, y que él me pregunte qué ha pasado en la mía, para comprendernos, para poder compartir. Me esfuerzo en amar lo que me causa rechazo, porque amar lo amable es lo fácil", ha dicho la musa del LGTBI en El Mundo.

Las reacciones en las redes no se han hecho esperar. Muchos de los usuarios se han mostrado indignados por estas palabras: "Mucho 'Libre Amar' y luego esto. Qué desastre y qué patada a 25 años de activismo al relativizar algo tan grave", "No es criticar ni hacer dramas, es una falta de respeto para todos los seguidores, que normalice o blanquee aquello por lo que ha estado luchando en contra tantos años de carrera", "Esto no es un error banal, es algo grave que la desacredita mucho y duele verlo", "Una persona pública no habla con ligereza de respetar puntos de vista de personas que no respetan las libertades ni toleran a todo aquel que no es como ellos, alimentando el odio y la violencia. La intolerancia no se debe blanquear", "El blanqueamiento gratuito de un grupo xenófobo, homófobo y machista está y siempre estará mal. Hipocresía nivel máximo", son algunos de los comentarios que ha recibido.

Lea también: El impresionante desnudo de Mónica Naranjo horas antes de dar el pregón por el Orgullo Gay

Naranjo también ha opinado sobre la ola creciente de feminismo ("El patriarcado es una quimera, no existe") y sobre el MeToo: "No han podido manejarme. A ver, ¿qué quieres tú? Pues lúchalo. No me digas después de muchísimos años que eres víctima de la industria. De su machismo. Yo he pasado por lo mismo, sólo que yo he tenido dos cojones. Si los tengo yo, los tienes tú. Es así de sencillo", ha dicho tajante en El Español.

Además, la artista ha hablado de la intimidad en pareja. Después de presentar un programa sobre sexo, afirma que ya es casi una experta: "Hablamos de los hombres como si tuvieran siempre la responsabilidad, pero muchas veces la responsabilidad es nuestra. Hay que decirles 'No has acabado, nene, acaba'. Un hombre es un buen amante cuando tiene al lado a una mujer que le pide cosas y que le enseña", ha afirmado. "Parece que la mujer que disfruta del sexo es una fresca. No, señores, el sexo es muy bueno, el sexo es salud, ¡mira cómo estoy yo de guapa…!".







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.