elEconomista.es

Felipe VI y Raúl Castro: la fotografía con el dictador que ha censurado la Casa Real

15/11/2019 - 8:57

Sí hay foto del hombre fuerte de la dictadura cubana y el Rey Felipe VI. Aunque en un principio los medios españoles no difundieron esta imagen, ni la Casa Real la puso en sus redes sociales, el aparato cubano no ha tardado mucho en exportar la escena.

El expresidente cubano y hermano de Fidel, fallecido hace tres años, solicitó la visita después del discurso de Felipe VI en el que aludió claramente a la democracia. Y el Monarca accedió, pero esta vez la censura no la ha llavado a cabo el régimen socialista caribeño, país en el que aún se restringen muchas libertades, sino  la Casa de Su Majestad, en cuyos tuits podemos ver otros momentos del viaje de los Reyes a Cuba pero no la fotografía que todo el mundo quiere ver.

Lea también: Letizia aterriza en Cuba y la tachan de "antipática": "Sonríe un poco, hija"

La entrevista con el expresidente de Cuba y hombre fuerte del país se celebró en privado, o al menos ésa era la teoría. Pero la jugada de la diplomacia cubana era clara: poco han tardado en exportar al mundo la instantánea.

Recordemos que las autoridades cubanas solicitaron el miércoles por la noche, después de la cena del monarca con el actual presidente Miguel Díaz-Canel y su inesperado discurso hablando de democracia, que se reuniera con el anciano Raúl Castro. Pero el encuentro ya tiene imagen.

Semejante escena eclipsa otros momentos de Sus Majestades en la isla, como los de su última jornada, donde rindieron homenaje a los caídos españoles en Santiago de Cuba en 1898.

Periódicos oficiales cubanos como Granma y Juventud Rebelde publicaron este jueves en sus páginas webs la foto de la "visita de cortesía" del Rey Felipe VI al expresidente cubano Raúl Castro.

La fotografía, como vemos, muestra al Rey con el primer secretario del Partido Comunista de Cuba junto a los ministros de Exteriores, Josep Borrell y Bruno Rodríguez. En la delegación española también han estado el jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín, y el embajador español en Cuba, Juan Fernández Trigo.

La reunión que vemos tuvo lugar en La Habana, poco antes de que los Reyes se trasladen a Santiago de Cuba para rendir homenaje a los caídos en la guerra hispano-norteamericana de 1898.

Para muchos medios españoles, ha sido el Gobierno socialista de Pedro Sánchez quien ha impuesto al Rey Felipe VI esta visita privada al dictador cubano Raúl Castro. El encuentro celebrado en La Habana se ha producido a petición del régimen castrista, según ha informado el ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Borrell. "Y naturalmente, aceptamos", ha afirmado Borrell. El Gobierno en funciones justifica el viaje a Cuba como un acercamiento al pueblo cubano, enmarcado en el 500 aniversario de la fundación de la ciudad de La Habana por un pariente de Fernando el Católico.

Por otra parte, desde el Ejecutivo en funciones, se recuerda la importancia para España del turismo, sector en el que estaba perdiendo terreno en la isla frente al avance de empresas italianas y francesas, países cuyos dirigentes sí habían visitado Cuba.

Además, se recuerda el papel constitucional del Jefe del Estado como embajador de España, "especialmente en países con lengua y arraigo vinculados a nuestro país". También se remarcó que el objetivo del viaje tenía más que ver con el apoyo al pueblo cubano que con bendecir al régimen dictatorial, cuyo tímido aperturismo aún restringe libertades y derechos fundamentales.

Fraga Iribarne, el histórico dirigente conservador, ex ministro franquista y fundador de lo que hoy es el Partido Popular, visitó Cuba en un viaje que todo el mundo parece haber olvidado, cuando el régimen de Fidel Castro, del que por cierto Fraga hablaba maravillas, eran más duros que ahora.

También, en el entorno del Gobierno y del Partido Socialista, se han contestado las críticas que políticos y medios conservadores han hecho hacia este viaje, recordando visitas y "fotografías" de miembros de la Familia Real a teocracias como Arabia Saudí, donde los derechos de las mujeres, entre otras libertades, están terriblemente restringidos. 

Hay dos fotografías: una que muestra al Rey con el primer secretario del Partido Comunista de Cuba junto a los ministros de Exteriores, Josep Borrell y Bruno Rodríguez, y otra que muestra sólo a Felipe VI con Castro.

Los dos medios acompañan la imagen con una corta noticia donde cuentan que "Felipe VI, Rey de España, realizó una visita de cortesía al General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba" dentro de la visita oficial a "Cuba que coincide con las celebraciones por el aniversario 500 de la fundación de La Habana".







Comentarios 1

#1
15-11-2019 / 12:52
JuanSinMiedo
Puntuación -1   A Favor   En Contra

Imaginen si en vez de la foto con el viejo dictador comunista, se la hace con Pinochet....

Habría habido manifestaciones por todo España, pidiendo la abolición de la Monarquía en España.

Menos mal, que por mucho que quiera el actual DESGOBIERNO español, a la vieja, quebrada, arruinada, obsoleta, dictatorial, arcaica, marxista, DICTADURA COMUNISTA DE CUBA, le quedan menos telediarios casi, que al próximo DESGOBIERNO de Sánchez con las morrallas adjuntas.


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.