elEconomista.es

Victoria Federica, a golpes con su moto en pleno centro de Madrid

14/11/2019 - 18:08

La hija de la infanta Elena sufrió un pequeño percance con su vehículo de dos ruedas hace unos días en la capital, cuando asistía a la universidad en compañía de una amiga. Victoria Federica quiso guardar el casco bajo el sillín de su moto y, como no se cerraba, la emprendió a golpes con él.

El episodio, que recoge Cotilleo, pone de manifiesto el fuerte carácter de la benjamina de Jaime de Marichalar, que podría haber heredado de su madre, una mujer de armas tomar que ha protagonizado más de un enfrentamiento con la prensa.

A sus 19 años, Victoria Federica está cursando primero en la misma universidad de su hermano Froilán, a la que va cada día en moto. Se trata de un vehículo scooter que la joven ha debido heredar o comprar de segunda mano, pues es el modelo Daelim Bonita de 2008, ya descatalogado, y que se vendió a un precio de 1.200 euros en su momento. Ella lo ha 'tuneado' con unas pegatinas en la chapa a juego con las de su casco, al que incluso le ha puesto su nombre, Vic, el apelativo cariñoso con el que la conocen sus familiares y amigos.

Lea también - Victoria Federica cambia a su torero por un Bárcenas: así es el nuevo amigo especial de la nieta real

Desde luego, esta es una buena manera de pasar desapercibida por las calles de la capital, donde es reconocida muy fácilmente, pues el casco le brinda cierta privacidad. A pesar de la intensa vida social de Victoria Federica, la joven ha heredado la animadversión familiar hacia los fotógrafos y no le gusta demasiado que la retraten. Hace unos días salieron a la luz unas imágenes en las que aparece con el DJ Bárcenas, con el que algunos afirman que mantiene una relación muy especial.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.