elEconomista.es

Desvelado el misterio de Letizia y su anillo fetiche: sabemos quién se lo regaló y por qué no se lo quita jamás

14/11/2019 - 12:12

Lo estrenó hace ya siete meses y desde entonces no se ha despegado de él. Había muchas teorías al respecto pero este jueves se ha desvelado, por fin, cuál es la verdadera razón por la que Letizia luce casi a diario el anillo de Karem Hallam: fue un regalo de sus hijas, Leonor y Sofía, por el Día de la Madre.

La joya se ha convertido ya en la pieza estrella de la diseñadora británica, que lo creó hace quince años y vive ahora su máximo esplendor, pues la publicidad que le ha dado la reina lo ha convertido en el más vendido de la firma. Es de plata pero está bañado en oro y Letizia lo luce tanto en el dedo índice como en el anular. Según ha confirmado Carmen Duerto, la princesa de Asturias y la infanta Sofía ahorraron los 114 euros que cuesta para comprárselo a su madre. ¿Cómo? Gracias a la paga de 30 euros que ambas perciben de manera semanal y de la que habló este miércoles Pilar Eyre: "Compran regalos para sus familiares y amigos en internet".

Lea también: Leonor y Sofía tienen una paga de 30 euros semanales y sabemos en qué se la gastan

El famoso anillo es el único que porta Letizia, quien incluso 'desterró' su anillo de prometida alegando que le resultaban incómodos al estrechar la mano una y otra vez durante sus actos institucionales. Algunos medios, sin embargo, aseguraron que la reina se lo quitó porque lo pagó Iñaki Urdangarin, que ahora cumple condena por prevaricación, malversación, tráfico de influencias y fraude a la Administración Pública en el Caso Nóos.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.