elEconomista.es

Ramón García, destrozado por la muerte de su padre

14/11/2019 - 11:24

El padre del presentador Ramón García, del mismo nombre, ha fallecido este miércoles. La encargada de anunciarlo ha sido su mujer, Patricia Cerezo, que ha dedicado un emotivo mensaje a su suegro: "Ramón es la bondad personificada".

El padre del comunicador era una persona muy especial para ella: "He tenido la suerte en esta vida de tener al mejor suegro del mundo. Desde el primer día que me conoció, hace más de 25 años, me ha tratado y querido como a una hija". Cerezo ha destacado el lado más humano de Ramón: "Quien le ha conocido sabe que no exagero al decir que es la bondad personificada. Siempre sonriendo, siempre amable, siempre cariñoso. Has sido mi debilidad, querido suegro. Y la tuya, tus nietas", ha escrito.

Lea tambiénMuere a los 90 años Robert Norris, el hombre Marlboro que nunca fumó un cigarrillo

Muchos rostros conocidos le han enviado unas palabras de apoyo. Ana Obregón, una de las mejores cómplices televisivas de Ramón le escribía un cariñoso "Por favor, dale a Ramontxu el beso más cariñoso del mundo y otro enorme para ti", o la presentadora Anne Igartiburu, que le mandaba "un abrazo a toda la familia".

Junto a este mensaje, la mujer del presentador del Gran Prix y las Campanadas ha compartido unas imágenes muy emotivas, en las que el fallecido Ramón aparece con sus nietas, su hijo y su mujer. No es la única pérdida que ha sufrido Ramón García a lo largo de su vida, pues en la década de los noventa, su mujer y él perdieron a un hijo de forma natural, mientras se encontraba grabando ¿Qué Apostamos?

Lea también - La artista coreana Sulli muere a los 25 años: era víctima de acoso y sufría depresión

Hace unos meses habló sobre ello a los medios. "Hay veces que te ocurre una desgracia y te toca hacer un directo, y haces el mejor programa de tu vida. Yo he tenido pérdidas personales, e incluso perdí un hijo haciendo un ensayo de un ¿Qué apostamos?". "Hice el programa, mi mujer estaba sentada allí todavía antes de hacerle el legrado y mis padres estaban al lado. Yo hice el programa, y nadie se enteró", recordó.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.