elEconomista.es

Letizia y su primer día en Cuba: tres vestidos, un paseo y un lechón asado

13/11/2019 - 10:48

El primer día de los reyes en La Habana se ha estirado más que un chicle. Pocas horas después de su llegada, Felipe y Letizia acudieron a la ceremonia de bienvenida, a una ofrenda floral en la plaza de la Revolución, visitaron el centro histórico como dos enamorados y terminaron la jornada con una exposición y una cena de gala.

Lea también: Letizia aterriza en Cuba y la tachan de antipática: "Sonríe un poco, hija"

Letizia ha lucido tres vestidos diferentes en menos de 24 horas: por la mañana, un modelo fluido de lunares de Carolina Herrera; por la tarde un precioso vestido blanco de largo midi con brocados; y por la noche un vestido rojo con escote halter, cuya procedencia se desconoce, combinado con sandalias doradas de Jimmy Choo y clutch de Carolina Herrera (el modelo Metropolitan), además de pendientes de aro en oro amarillo y el anillo de Karen Hallam. Un outfit perfecto para asistir al Gran Teatro Alicia Alonso, sede del Ballet Nacional de Cuba, donde disfrutaron de una muestra e inauguraron la exposición 'España y Cuba: contigo en la distancia'.

Más tarde, asistieron a la cena de gala ofrecida por sus anfitriones, Miguel Díaz-Canel y Lis Cuesta. La velada, amenizada por la Orquesta de Cámara de La Habana, tuvo lugar en el Palacio de la Revolución. Los comensales disfrutaron de platos típicos de la isla, como ropa vieja tradicional y especialidades criollas de carne y pescado, todo ello regado por vinos españoles por deferencia a los Reyes.

Memorial, paseo y menú cubano

Felipe y Letizia cerraron así un día muy ajetreado, que comenzó con una ofrenda ante el Memorial de José Martí en la plaza de la Revolución de La Habana y la posterior ceremonia oficial de bienvenida, en el Consejo de Estado. Para la ocasión, la reina escogió un vestido blanco con lunares negros de Carolina Herrera con salones de Steve Madden y cartera de Nina Ricci.

Lea también: Letizia, perfecta en Cuba: de los lunares a los brocados

Más tarde, pasearon por las calles de La Habana cogidos de la mano y rodeados por un amplio dispositivo de seguridad. Para esta ocasión, Letizia cambió su anterior vestido por uno brocado de la misma diseñadora venezolana y cuñas de Mint&Rose.

Después, los reyes comieron en el conocido asador de Iván Justo, que describió a Felipe y Letizia como "dos bellas personas". Compartieron un menú que incluía, además de lechón y pollo asados, ajiaco cubano (una sopa típica con maíz, yuca y boniato) y ensalada de cangrejo.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.